Adelantar no significa correr mucho, sólo actuar con rapidez y decisión,  pero esto requiere de serenidad para poder analizar el momento adecuado para realizar la maniobra. Si un adelantamiento genera tensión, mejor olvidarlo, no hay que tener prisa por llegar a nuestro destino, como decía un anuncio “lo importante es llegar”.

Desde coches.com queremos dar unos consejos sobre adelantamientos para mantener la seguridad víal y evitar riesgos innecesarios en la carretera ya que una de las causas de los accidentes de tráfico son los adelantamientos indebidos.

Casi nunca por la derecha
Fuera de poblado adelantaremos por la izquierda. Excepcionalmente, llevaremos a cabo esta maniobra por la derecha cuando el conductor del vehículo al que vamos a adelantar indica su propósito de cambiar de dirección a la izquierda o parar en ese lado. En vías urbanas con al menos dos carriles en el mismo sentido se puede adelantar por la derecha tomando las debidas precauciones.

Si disponemos de varios carriles

Si adelantamos a otro vehículo en una vía con al menos dos carriles en nuestro sentido no es obligatorio cambiar de carril aunque resulta aconsejable para facilitar el adelantamiento a los vehículos que tarde o temprano aparecerán circulando a más velocidad por detrás de nosotros.

Antes de adelantar
Si tenemos que desplazarnos lateralmente para adelantar, debemos señalizarlo por medio de los indicadores de dirección y comprobar que existe espacio libre suficiente para completar la maniobra.

Si circulamos por una vía de doble sentido y tres carriles separados por marcas longitudinales discontinuas, sólo podremos adelantar cuando el carril central no esté ocupado por los vehículos que circulan en sentido contrario.

Está prohibido adelantar a vehículos que ya están adelantando a otro si, para efectuar dicha maniobra, nos vemos obligados a invadir la parte de la calzada reservada a la circulación en sentido contrario. También debemos cerciorarnos de que ningún vehículo que nos siga por nuestro carril ha iniciado una maniobra de adelantamiento.


Durante el adelantamiento

Durante el adelantamiento debemos circular a una velocidad claramente superior a la del vehículo que pretendemos adelantar, dejando una separación lateral suficiente para superarlo con seguridad.

Si después de iniciar el adelantamiento observamos que podría ser difícil su conclusión sin riesgos, reduciremos la velocidad para regresar a nuestro carril rápidamente, advirtiéndoselo al resto mediante las señales correspondientes.

Tras la ejecución del adelantamiento retornaremos a nuestro carril de modo gradual, advirtiéndolo mediante los indicadores de dirección, sin obligar a otros conductores a variar su trayectoria ni su velocidad.

El adelantamiento fuera de poblado a peatones, a animales o a vehículos de dos ruedas o de tracción animal, se debe realizar ocupando una parte o la totalidad del carril contiguo. La separación lateral no será inferior a 1,50 metros y nunca debemos adelantar si entorpecemos o ponemos en peligro a ciclistas que circulen en sentido contrario. Si adelantamos a cualquier otro vehículo, o nos encontramos dentro de poblado, dejaremos una separación lateral de seguridad que variará en función de la velocidad, anchura y características de la vía. Si conducimos un vehículo de dos ruedas al adelantar fuera de poblado, deberemos dejar con respecto al vehículo al que adelantamos un espacio no inferior a 1,50 metros.

Si nos adelantan
En primer lugar debemos ceñirnos al borde derecho de la calzada, salvo que pretendamos cambiar de dirección a la izquierda o parar en ese mismo lado.

Si nos adelantan nunca debemos aumentar la velocidad o efectuar maniobras que impidan o dificulten el adelantamiento, puesto que estaríamos creando, gratuitamente, una situación de riesgo totalmente evitable.

Prohibiciones
Cuando la visibilidad no es suficiente para adelantar o desistir de la maniobra sin peligro después de haberla iniciado, el adelantamiento está prohibido. Tampoco está permitido detrás de un vehículo que realiza la misma maniobra si sus dimensiones impiden la visibilidad de la parte delantera de la vía.

En pasos de peatones, intersecciones con vías para ciclistas, pasos a nivel y sus proximidades, intersecciones, túneles, pasos inferiores y tramos de vía afectados por la señal ‘Túnel’ cuando sólo se dispone de un carril para el sentido de circulación, el adelantamiento también está prohibido, excepto si se realiza a vehículos de dos ruedas que no impidan la visibilidad lateral, en un paso a nivel o sus proximidades.

Ocupando el sentido contrario
Si en un tramo en el que está prohibido el adelantamiento nos encontramos inmovilizado un vehículo o cualquier obstáculo que ocupe el carril por el que circulamos, podremos rebasarlo, siempre que la inmovilización no venga impuesta por las necesidades del tráfico, después de habernos cerciorado de que se puede realizar la maniobra sin peligro.

Además de todo esto que no dejan de ser normas de tráfico que debemos conocer, también es necesario que antes de adelantar hagamos caso a lo que nos enseñaron en la autoescuela, es decir, mirar a ambos espejos repetidas veces antes de adelantar para comprobar que no hay un coche por detrás realizando la misma maniobra que tú, comprobar que no existen coches en sentido contrario y no pegarse mucho al coche que te precede para tener algo de visibilidad, una vez has comprobado que no viene ningún coche tienes que indicar tu deplazamiento con los intermitentes y acelelar para realizar el adelantamiento  en el menor tiempo posible, vengan o no coches por delante.

Por último si no hay claridad en realizar la maniobra lo más importante es mantener la calma y esperar a que nosotros nos encontremos con la confianza necesaria.

2 COMENTARIOS

  1. Resulta curioso leer frases como:
    “…mirar a ambos espejos repetidas veces antes de adelantar para comprobar que no hay un coche por detrás realizando la misma maniobra… ”
    Hace dos días he tenido una accidente, el caso es que no me vieron, y yo ya estaba adelantando, pero mi vehiculo es una motocicleta.
    Este interesante artículo denota lo olvidados que se tienen otros vehículos.
    Por suerte solo tuve daños materiales.

Deja una respuesta