En un artículo anterior denominado: Llegan los radares de tramo, ya os informamos sobre la proximidad de la entrada en funcionamiento de los tan temidos radares de tramo. Pues bien: ese momento ha llegado.

Según ha dado a conocer la DGT, los primeros radares de tramo han comenzado a funcionar en el túnel II de Guadarrama, en la Autopista del Noroeste, AP-6, (en el kilómetro 53,500) sentido A Coruña, y en el túnel de Torrox, Málaga, en la Autopista del Mediterráneo, A-7 (en el kilómetro 287,750). Aunque de momento estos nuevos dispositivos no multarán, los conductores que sean “pillados” superando los límites de velocidad recibirán una notificación a título informativo y será a partir del 1 de febrero cuando, entonces sí, comenzará a sancionarse.

Los radares de tramo son capaces de reconocer los caracteres de la matrícula de un vehículo en dos puntos diferentes de un mismo tramo de carretera, registrar con precisión la hora de paso, y obtener la velocidad media. Disponen de una cámara para cada carril, instaladas en pórticos, tanto al inicio como al final del tramo elegido. Están conectadas a un servidor que almacena todas las imágenes del vehículo y datos como la matrícula y la hora exacta (hasta la milésima de segundo…). Ambos dispositivos están sincronizados vía satélite, lo que les garantiza una total precisión.

Esquema de funcionamiento
Esquema de funcionamiento

Teniendo en cuenta la longitud del tramo y el tiempo empleado por el vehículo en recorrerlo, el sistema calcula la velocidad media y si ésta es superior al límite establecido en ese recorrido, las imágenes son enviadas a través de fibra óptica al centro de gestión correspondiente, donde se realiza una supervisión antes de remitirlas al Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas de León.

Como muchos de vosotros ya conocéis, los radares “clásicos” controlan la velocidad en un punto en concreto de la vía, pero la posible infracción puede quedar enmascarada si el conductor ha frenado justo antes de llegar a ese punto. El control de velocidad por tramos se basa en otra medida del comportamiento del conductor en todo el intervalo: su velocidad media. Si es superior a una prefijada, se puede asegurar que el conductor ha circulado durante una parte del trayecto a una velocidad igual o superior. No sirve de nada cambiarse de carril, ni frenar justo antes de la cámara instalada al final del túnel, ya que lo que mide es la velocidad media a la que se circula por dicho tramo.

Estos radares de tramo, están señalizados, con paneles luminosos y con señales verticales, a través de los que se informa al conductor de la presencia de dicho control de velocidad.

Recordemos, además, que según la Ley de Seguridad Vial y el Reglamento General de la Circulación, dependiendo del exceso de velocidad cometido, se puede estar cometiendo una infracción grave o muy grave, que se sanciona con multas de 100 a 600 euros, y la pérdida de entre 2 y 6 puntos de nuestro carnet de conducir.

Galería de imágenes:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta