¿Cuántas veces has vivido situaciones límite al volante de tu coche de las cuáles únicamente la suerte ha evitado que sufrieras un grave percance? ¿Y cuántas veces has reflexionado de verdad sobre las razones por las cuáles te viste en esa situación? ¿Has cambiado por ello tu comportamiento al volante del coche?

Quien más quien menos, todos nos hemos visto en una de esas situaciones en las que, tanto por culpa nuestra o por culpa de algún otro usuario de la vía nos hemos visto involucrados en uno de esos momentos en los que San Cristóbal tuvo que bajar rápidamente a echarnos una mano para evitar un grave contratiempo al volante de nuestro coche. Son lo que los ingleses llaman Oops! factor o lo que nosotros podríamos llamar “momentos Uuuy” (por aquello de que “el balón pasó rozando el poste”).

Para concienciar a los conductores sobre los riesgos a los que nos enfrentamos al iniciar un viajes por carretera, la organización de ayuda en carretera Road Safety GEM Motoring Assist ha iniciado una campaña para animar a los conductores a reflexionar sobre los peligrosos momentos que han experimentado al volante de sus coches.

¿Reflexionas sobre los momentos peligrosos al volante?

Según comenta Neil Worth, responsable de Seguridad Vial de GEM, “Estamos animando a los conductores a reservar tiempo para pensar en sus momentos particulares de oops factor. Todos estamos familiarizados con esos momentos, donde por suerte no sufrimos  daños, aunque estuvimos muy cerca del desastre”.

Lamentablemente, en la gran mayoría de las ocasiones salvo en los momentos inmediatamente posteriores apenas reflexionamos sobre la grave situación que acabamos de vivir. Según comenta el experto en seguridad vial “Ese corto período de reflexión puede ser todo lo que se necesita para identificar la razón y adaptar las técnicas de observación o concentración para evitar que una situación similar vuelva a ocurrir”.

“Todos cometemos errores”, afirma Neil Worth. Desafortunadamente en la mayoría de los casos siempre acabamos pensando que los responsables de los “Oops! factor” vividos fueron los demás en lugar de reconocer nuestros errores, y eso es precisamente lo que nos hace imposible aprender de ellos. En la carretera todos somos mucho más vulnerables de lo que realmente pensamos. Al reconocer las situaciones que pueden representar peligro y aprender de los “Oops! factor” vividos podemos reducir activamente los posibles riesgos tanto para nosotros como cuantos nos rodean”.

Para ayudar a los conductores a no verse involucrados en este tipo de situaciones, los expertos en seguridad vial de GEM aportan unos breves consejos que todos deberíamos tener en cuenta cuando nos ponemos al volante de nuestro coche:

1. Riesgos

Piensa en los posibles riesgos del viaje. La gran mayoría de las situaciones de riesgo se pueden evitar. Basta simplemente con concentrarnos más en la conducción. Así evitaremos los que se producen en los tramos peligrosos de carretera, por las condiciones meteorológicas adversas, evitaremos una imprudente elección de velocidad y, sobre todo, los más peligrosos, los producidos por los famosos despistes que tantas desgracias provocan.

2. Inesperado

Espera siempre lo inesperado. Esto es especialmente cierto en los tramos que nos son más familiares de la carretera (y en los recorridos, como ir al trabajo). Mantente siempre alerta y en guardia. Anticipar lo que podría pasar y mantenerse por delante de la situación, siempre es mejor que tener que reaccionar con urgencia. Con esa actitud evitarás muchos momentos Oops factor.

3. ¿De repente?

Elimina la palabra “de repente” de tu vocabulario de conducción. Al identificar todas las áreas posibles de riesgo, puedes adaptar y regular tu velocidad y posición para mantenerte  alejado de los problemas.

4. Errores

Aprende de tus errores. Hayas vivido o no algún momento Oops! factor en tus viajes, reflexiona siempre sobre las situaciones de riesgo que has experimentado y, en especial, por cómo podías haberlas evitado.

Comprender el momento de riesgo vivido ayuda a interiorizar la solución que debemos aplicar para que ello no vuelva a ocurrir. ¿No viste el otro coche? ¿Calculaste mal la distancia y velocidad de tu adelantamiento?, ¿Te arriesgaste demasiado al acercarte tan rápido al semáforo en naranja?

5. Actitudes

Corrige tus actitudes al volante. Pregúntate qué debes cambiar para evitar volver a verte involucrado en situaciones semejantes a tus Oops! factor. Analiza las que has vivido, porque seguro que hay una serie de comportamientos comunes en tu modo de conducir y tu actitud al volante que provocan que estas se produzcan.

Fuente: GEM
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta