Ante la repercusión que tuvo nuestro artículo relativo al cobro por parte de algunas gasolineras por el uso de la bomba de aire, nos quedamos con algunos comentarios de los usuarios que señalaban que esto pasaba por recurrir a gasolineras “low cost”.

Y la duda que le podría surgir a muchos de nosotros es, ¿cómo de diferente es la calidad en el combustible entre la gasolinera tradicional y las que conocemos como “low cost”?

La respuesta es compleja, pues tiene muchos matices.
No obstante, vamos a partir desde la actualización en el 2013 de la Ley de Hidrocarburos.

Esta modificación en la ley, rebajó las barreras de entrada a operadores alternativos permitiendo la introducción en el mercado incluso de pequeñas empresas. Al incrementarse la competencia en el mercado, se abrió una guerra de precios en las que estos nuevos protagonistas se llevaron una cuota de mercado significativa. Cuota que antes se repartían las gasolineras tradicionales.

El combustible base es el mismo

Compitiendo con precios significativamente bajos, ¿de qué calidad es el combustible de las gasolineras “low cost”? Pues a priori, podríamos decir que de la misma calidad que de las tradicionales.

Y decimos “a priori”, porque todas las gasolineras en España y distribuidores, reciben sus suministros por parte de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CHL). Empresa que según la Ley de Hidrocarburos, es el encargado de “almacenar” y repartir el petróleo de las refinerías.

¿Están sobrevalorados los aditivos?

La segunda parte de ese “a priori” viene porque las gasolineras tradicionales están compitiendo a través de ofrecer combustible con una serie de aditivos que prometen alargar la vida del motor.

Dichos aditivos vienen a mejorar o complementar al combustible ofertado por parte de la CHL. Si bien el combustible está sometido a exhaustivos controles de calidad, no obstante, esto no significa que sea perfecto.

Motivo por el cual la mayoría de combustibles con aditivos que ofrecen las grandes gasolineras, prometen beneficios en cuanto a limpieza de inyectores o a una mejora en el rendimiento.
Pero estas promesas muchas veces se publicitan como casi milagrosas cuando no lo son.

Un estudio realizado por el departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Barcelona, analizó los componentes de un carburante de una marca tradicional y el de una “low cost” llegando a una conclusión concreta. La única diferencia entre ambos, radicaba en el uso de aditivos. Pero el porcentaje de los mismos era casi imperceptibles. Siendo esto último por motivos legislativos.

Para salir de cualquier duda, nuestra recomendación es que consultes la información que proporciona la CHL. Así mismo, ante la duda de si el combustible de la gasolinera “low cost” contiene aditivos, consulta con el personal.

¿Son éticas las gasolineras “low cost”?

Entonces, si el combustible base es el mismo, ¿cómo mantienen esos precios tan bajos las gasolineras “low cost”? Pues obviamente reduciendo costes al máximo.

Al igual que las franquicias de comida rápida, este tipo de gasolineras están diseñadas para rentabilizar al máximo cada céntimo.

Esto pasa por servirte siempre tu mismo el combustible al tener la gasolinera poco personal, y hasta en algunos casos, directamente carecer de él.

Aprovechando este punto, volvemos a reiterar que la ley española no prohíbe que seamos nosotros mismos los que manipulemos con este tipo de derivados de carácter tóxico y peligroso.

Siendo lo último, motivo de denuncia de muchos colectivos ante la peligrosidad y la precarización laboral que argumentan, están expandiendo este tipo de gasolineras.

Por otra parte, la razón por la cual muchos supermercados tienen su propia gasolinera se debe a que esta se entiende como un atractivo para comprar en sus superficies. La reducción del precio de las parcelas para instalar gasolineras ha permitido también unir en el mismo punto un hipermercado con una gasolinera anexada.

En cuanto a la posición de la Unión Europea en relación a las gasolineras “low cost” y a las gasolineras en general en cuyas regiones se establezca como obligatorio la presencia de empleados, el organismo europeo ha respondido con amenazas.

La UE argumenta que esta obligación entra en conflicto con una de sus disposiciones y aunque la obligación responda a que las gasolineras tenga empleados para atender a discapacitados, no puede obligarse tal cosa. Es más, tiene prevista multas de 600.000 euros diarios a las regiones que obliguen tal cosa.

Fuentes: Modificación de la Ley del Sector de Hidrocarburos
Compañía Logística de Hidrocarburos

2 COMENTARIOS

  1. Eso de que solo cobran el aire las gasolineras low cost no es verdad las de Cepsa y Repsol también lo cobran, tienen maquina para hacerlo, también creo que los depositos de gasolina y gasoleo van por capas, mientras mas abajo sea esa capa mas impurezas tienen y salen mas baratas, las marcas puntersa mas caras son las que cogen las capas superiores y las losw cost las de mas abajo que son un poco mas baratas.

Deja una respuesta