Logo de Noticias Coches
Puerto de Carga 12 V Coche (1)
Luis Blázquez

¿Por qué motivos puede no funcionar la toma de corriente de 12 V del coche?

En el pasado, rara vez se usaba para otra cosa que no fuera para encender un cigarrillo, pero la toma de corriente de 12 voltios que equipan nuestros coches a bordo, hoy en día, es una fuente de energía indispensable para innumerables dispositivos electrónicos, incluidos los teléfonos móviles. De hecho, ya son pocas las compañías automotrices que equipan de serie el encendedor propiamente dicho, siendo ya un opcional de unos pocos euros adicionales.

Este accesorio automotriz en particular se adaptó a los vehículos en 1907, pero en realidad apareció por primera vez como una elemento suministrado por el fabricante en la década de 1920, cuando se lanzó el Lincoln Model L (el primero de la compañía) con un encendedor de cigarrillos eléctrico que se extendía por todo el automóvil con un cable. La versión común del “enchufe”  que todos conocemos era un lugar común en los vehículos de bien entrado el siglo XXI, más conscientes de las consecuencias nocivas del tabaquismo.

Pero a medida que la tecnología ha avanzado rápidamente en los últimos 20 años, también lo ha hecho la necesidad de accesorios eléctricos en los automóviles, como los sistemas de navegación por satélite, las cámaras en el salpicadero, los cargadores de teléfonos móviles y tabletas, etc. La forma más fácil de alimentar estos accesorios ha sido utilizar el puerto de 12 V del encendedor casi redundante instalado en los automóviles más modernos, y la mayoría ahora lo usa únicamente como un enchufe de alimentación para los mencionado accesorios.

Cuando la toma de 12 V no funciona, la causa más común del fallo está dentro del enchufe. En los vehículos que la tienen montada verticalmente, es sorprendentemente fácil que las pequeñas cosas caigan ahí, especialmente si no está cubierta. Los elementos no metálicos que se depositan pueden impedir que los cargadores entren en contacto con el enchufe en sí, mientras que los objetos metálicos pueden provocar un cortocircuito y fundir el fusible. Y estas obstrucciones pueden ocurrir sin percatarnos con el paso del tiempo.

Para solventar el problema, inspecciona el interior del enchufe a fondo (usando una linterna preferiblemente) y, si descubres restos aleatorios, retíralos con cuidado. Asegúrate de que las llaves no están en el contacto, aunque para tener mayor seguridad puedes desconectar la batería del coche. Si la toma está limpia pero la energía aún no llega, intenta conectar el cargador a otro puerto de 12 V si tu vehículos tiene más de una. Si solo tienes un enchufe a bordo, intenta probar con un cargador o dispositivo diferente.

Si aún no funciona, necesitarás un medidor de voltaje (voltímetro) para ver si recibe energía. Coloca uno de los clips en el borde exterior del zócalo y el extremo más largo en el interior, de modo que haga contacto con el pasador central. Si no hay energía, el siguiente paso es verificar si el fusible está fundido. Incluso si el fusible no muestra signos de estar fundido (una de esas señales podría ser un punto negro), es posible que merezca la pena probar con un fusible diferente del mismo amperaje para cerciorarse del fallo.

Algunos vehículos tienen paneles de fusibles instalados dentro o detrás de la guantera, pero para asegurarse de dónde está ubicado e identificar el fusible de la toma de corriente, debes consultar el manual del propietario (sí, ese libro tan grueso que suele venir con el coche). Si no tienes uno a mano, Internet puede tener una copia junto con innumerables vídeos que te muestran exactamente cómo reemplazar el fusible. La mayoría de las tomas de 12 V tienen fusibles de 10 o 15 A, y de ser sustituidos, tienen que ser igual amperaje.

Si el fusible parece estar bien o si lo reemplaza y se vuelve a fundir inmediatamente después de enchufar el cargador, significa que hay un cortocircuito en algún lugar. En este caso, lo más recomendable sería reemplazar el puerto. Hay muchas alternativas disponibles en el mercado de accesorios y el proceso en sí no es complicado, por lo que puedes hacerlo tú mismo con un poco de paciencia. Si reemplazarlo aún resulta en un fusible quemado y en la pérdida de energía, entonces lleva el coche a un electricista profesional.

Sin embargo, esto último es muy poco probable, ya que la mayoría de las ocasiones se debe principalmente a obstrucciones o a un fusible fundido, ya sea por la edad o porque lo que estaba enchufado anteriormente estaba defectuoso o consumía demasiada corriente.

Fuente: Lifewire, Narva

  • averías
  • energía