Diseñada en 1932, la “The Lion” fue creada con un solo propósito: ser una estrella y dar energía a ciertas atracciones en los recintos feriales de toda Europa antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Construida por el fabricante británico John Flower & Co, esta locomotora de carretera a vapor en particular es la primera de las cuatro que se acabarían fabricando, y a comienzos de noviembre encontró nuevo hogar por más de mil kilos: 1.342.687 euros.

En la entrada de la década de los 30, los motores movidos por vapor ya estaban en las últimas; los modernos propulsores de combustión interna comenzaban a coparse con el mercado. Por su parte, las locomotoras de carretera con ruedas de tractor (locotractores) podían desplazarse sin necesidad de rieles, tanto por caminos como por carreteras. A finales del siglo XIX y principios del XX se podían emplear para encarrilar vagones, arrastrar maquinaria pesada, instalar rieles y reubicar bombas de achique y, especialmente, como fuerza motriz de máquinas agrícolas.

La historia de la “The Lion” comenzó a principios de los años 20, cuando un tal Harold Livesey dejó de ser el jefe de obras de John Fowler & Co. motivado por un desacuerdo y, posteriormente, se convirtiese en director general de Charles Burrell & Sons of Thetford, la competencia directa. Fue allí donde conoció y se hizo amigo del jefe de ventas, Sydney Harrison. Livesey regresó a su compañía primigenia tras unos meses, y cuando la compañía de Burrell cerró en 1928, a Harrison finalmente le ofrecieron un trabajo en la casa de Fowler, en Leeds, al norte de Inglaterra.

El conocimiento de Harrison sobre los productos Burrell, así como su relación con los usuarios de sus motores, se convirtió en un gran activo para John Fowler & Co., donde Trabajando en estrecha colaboración con el diseñador de la compañía, Alf Pepper, y Harold Livesey, crearon cuatro “Super Lion”. La primera de los locotractores de clase B6 de 10 HP (potencia fiscal) que se completó fue el “The Lion”. Tenía pilares de latón para sostener el techo, al igual que en los ejes y en la dirección, y añadieron un elevador de agua en el depósito delantero. Las estrellas de latón se colocaron ahí, y tenían bandas moldeadas del mismo material para la caldera.

Desde los talleres de John Fowler & Co. en Leeds, la “The Lion” se envió en 1932 por ferrocarril y se entregó a la estación de tren de St. David en Exeter, en la región de Devon, para los recintos feriales de Anderton & Rowland (A&R) de Bristol. Esta fue la primera locomotora de carretera de Fowler en unirse a la flota de A&R. Mientras estaba allí, el locotractor se usó para conducir alrededor de las atracciones del parque temático. Fue retirado en 1946, y estuvo en el patio de Bristol de A&R hasta que el Sr. Ernie Lucas de Salisbury la compró en 1950 para su conservación

Tras la muerte de Lucas en 1995, pasó a su tercer propietario, Arthur Thomson de Salisbury, quien pasó dos años y medio restaurándolo. Tras su finalización en 1998, la “The Lion” hizo su debut posterior al lavado de cara en el Carter’s Steam Fair en Pinkneys Green, Berkshire. Desde entonces, ha sido una vista común en los mítines de locomotoras a vapor, ferias, carnavales y otros eventos similares al sur de Inglaterra. Después de la desaparición de Thomson en 2018, la máquina fue entregada a su hermano Frank, y recientemente pasó a manos de Bonhams.

En términos generales, la John Fowler & Co B6 10HP “The Lion” era una cabeza tractora a vapor que se usaba en recintos feriales y circos. Fueron personalizados, con pinturas ornamentadas, decoraciones sustanciosas y muchos otros adornos. Con solo mirar este aquí, uno se da cuenta de cómo se ajusta a la descripción. Pintado de rojo, luce el patrocinio de Anderton & Rowlands, y un forro de pan de oro alrededor. Con sus 10 CV, una cantidad pequeña ahora, tenía más que suficiente para hacer el trabajo que se le asignó. Sin duda, una máquina digna de admirar.

Fuente: Bonhams

Galería de fotos:

Ver galeria (17 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta