El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), Juan Antonio Sánchez Torres, que representa a 2.400 concesionarios y 3.000 compraventas, afirmó que el Gobierno “no puede ni debe volver la espalda” al sector de la distribución de automóviles, por considerar que tiene un peso específico importante en la economía del país en términos de contribución a la riqueza del país, una facturación de más 95.000 millones de euros, lo que supone un 9% del PIB, y sobre todo de generación de empleo, más de 278.000 puestos de trabajo.

Sánchez Torres calificó de “necesario e imprescindible” que el Gobierno, y especialmente el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, reciba con carácter urgente al sector de venta de vehículos con el fin de abordar posibles soluciones a la dramática situación en que se encuentra inmerso actualmente.

El presidente de Ganvam recordó que el fin anticipado del programa de ayudas y la subida del IVA, que ha tenido un impacto más psicológico que real en los consumidores, ha agudizado la debacle de un sector muy debilitado, como evidencia la desaparición del 10% de las pymes concesionarias y 30.000 empleos desde que estallara la crisis en 2008.

Los vendedores estiman que, con un ritmo de caída del mercado por encima del 20%, se pierda la “tendencia” ganada en la primera mitad del año y se produzca una bajada 100.000 matriculaciones en el segundo semestre y la destrucción de hasta 10.000 puestos de trabajo en las redes de distribución oficiales.

Según Sánchez Torres, “estamos quemando todos los cartuchos que tenemos a nuestro alcance para encontrar una salida a la crisis; hemos hecho promociones nunca vistas, hemos intermediado en las ayudas directas del Plan 2000E asumiendo riesgos financieros… Ahora, sólo queremos que se nos escuche y que se entienda que el sector automoción lo integran, por supuesto, los fabricantes, pero también los vendedores. No podemos quedar al margen”.

Vía: Ganvam

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta