Ha sido la agencia nacional estadounidense para la seguridad del trafico, NHTSA en sus siglas en inglés, la encargada de advertir a los conductores de los peligros de los llamados airbags falsos, que son instados en los vehículos tras un accidente que obliga a sustituir los originales. Según la NHTSA, muchos de los que se pueden adquirir en el mercado (algunos por un precio de hasta 12 euros) no cumplen con los mínimos de seguridad, e incluso pueden ser perjudiciales para la integridad física en caso de colisión.

En las pruebas realizadas por la agencia, algunas de estas falsificaciones no solo se desintegran golpeando al conductor, si no que también el explosivo incandescente impacta contra el rostro con consecuencias fatales.

Para intentar remediar la situación, la NHTSA, en colaboración con los fabricantes, ha puesto en marcha una campaña para que los conductores verifiquen la autenticidad de sus airbags, pudiendo así localizar las falsificaciones. Como advertencia, recomiendan no adquirir ningún airbag cuyo precio sea inferior a los 400 dólares.

La lista de los vehículos afectados puede ser consultada en la web de la agencia abierta para tales efectos. En ella también se encuentran vehículos europeos que son importados a Estados Unidos. Se consideran con serio riesgo los automóviles donde se ha realizado una sustitución en los últimos tres años, siempre que se hayan realizado fuera de los talleres oficiales de las marcas.

Por el momento, la Unión Europea no ha realizado declaraciones al respecto, aunque es muy probable que se trate de una situación que también se esté produciendo en el viejo continente.

Como no hay mejor forma de concienciación que una imagen impactante, la NHTSA ha publicado un vídeo en el que se pueden ver las trágicas consecuencias de ahorrar dinero en los sistemas de seguridad de los vehículos:

Vía: Terra

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta