Paso firme y al frente, el Salon del Automóvil de Ginebra continua su andadura con, hasta el momento, éxito de público y de crítica. Aunque los grandes vehículos que tomarán partida en la feria han sido publicitados hasta la saciedad, siempre hay algo interesante que se quede en el tintero de la propaganda.

Alfa Romeo ha elegido Ginebra para la presentación ante el gran público de la revisión del mítico Alfa Romeo Disco Volante, que cumple 60 años desde que la primera unidad fuera cocinada en la fábrica de la firma italiana. El hermano mayor resulta un vehículo para algunos excéntrico en su dieño y para otras atractivo y vanguardiasta, una apuesta diferente en una industria encasillada en unos patrones estéticos quizás algo enquilosados.

El Alfa Romeo Disco Volante de 2012 es un biplaza con motor central 4.7 V8, capaz de generar hasta 450 CV de potencia, con par máximo de 470 Nm y de propulsión trasera, que permite una distribución de peso entre los dos ejes casi perfecta: 49% delante y 51% detrás. El Disco Volante incluye un diferencial de deslizamiento limitado y unos discos de freno ventilados de gran diámetro. Para perder peso sin que la rigidez estructural se viera mermada, los responsabes del desarrollo han optodo por el uso de aluminio en la mayoría de los elementos, aunque se ha reservado el uso de la fibra de carbono para algunas subestructuras y parachoques.

Carrozería Superleggera, responsable del desarrollo del automóvil, cifra en 4.000 las horas de trabajo necesarias para fabricar un Disco Volante, unos ocho meses de trabajo. La exclusividad es tan importante que es la propia firma quien escoge a los nuevos propietarios del coche. Normalmente, las limitadas unidades, están reservadas para pilotos profesionales o algunas de las fortunas más importantes del mundo.

Galería de fotos del Alfa Romeo Disco Volante:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta