En Zaragoza han optado por poner a prueba las bondades de los motores híbridos en las ambulancias. Los vehículos de la marca Mercedes contarán con propulsores de gas y gasolina. Su principal problema es que su autonomía disminuye en comparación con las ambulancias convencionales.

La empresa Ambuibérica, adjudicataria del transporte sanitario en la comunidad, ha puesto en marcha un plan piloto con ambulancias híbridas. Más ecológicas que sus rivales de toda la vida, contaminan menos a costa de necesitar más repostajes y ser más lentas, lo que ha causado que algunos trabajadores y pasajeros pongan el dedo en la llaga. No todo iban a ser ventajas.

El director general de la empresa, Carlos Magdaleno, indicó que en la comunidad de Aragón cuentan con una decena de este tipo de ambulancias, todas de la marca Mercedes. Es un programa piloto, y pasado un tiempo, en función de como vaya todo, decidirán si extienden o no el uso de estos vehículos a sus otras bases. Esto ocurrirá a finales de año, cuando Ambuibérica tenga elaborado un informe con las ventajas y los inconvenientes de este sistema de propulsión.

El principal problema con el que se encuentran en estos momentos es con la falta de gasolineras que suministren gas, que a veces convierte la tarae de repostar en un auténtico quebradero de cabeza para sus trabajadores. Un conductor de la empresa añadió que la autonomía apenas alcanza los 200 ó 250 kilómetros, además de que el nivel del depósito que marca no es del todo fiable.

El funcionamiento del motor es bastante sencillo. Puede consumir gas o gasolina. En primer lugar hace uso del gas, y cuando esté se agota, echa mano de la gasolina. Claro, la desdicha en la que se encuentran los conductores de las ambulancias es que en las zonas rurales no existen gasolineras que suministren gas, así que tienen que darse una buena paliza para poder repostar este combustible. Como nota curiosa un conductor señalaba que en algún caso cuando llamaban del 061 el vehículo correspondiente se encontraba repostando.

Algunos pasajeros también han hecho notar su malestar porque las ambulancias son más lentas que las normales. Un detalle del que no han comentado nada desde la empresa y del que los conductores tampoco se han hecho eco. Quizá la diferencia en prestaciones no sea para tanto.

Vía | El Periódico de Aragón

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta