Inés el el nombre ficticio de una joven de 24 años que prefiere mantenerse en el anonimato. El pasado miercoles a eso de las 15:30 de la tarde salío de su casa en el madrileño barrio de hortaleza rumbo a la universidad, donde le esperaba un duro examen.

No pudo llegar por culpa de Juan, también nombre ficticio, un chico de 22 años que desde hace tres meses está perdidamente enamorado de ella. Juan se había pasado los útlimos cuatro fines de semana rellenando más de dos mil post-it con mensajes de amor para Inés y el miércoles, a las 6:30 de la madrugada, comenzó la última fase de su plan.

Con la ayuda de un amigo y un hermano a los que había conseguido mantener despiertos, empapeló el Renault Clio de la chica con mensajes como “dime que eres real”, “hazme caso”, “después de probarte no quiero otros sabores” y cientos y cientos. ¿Por qué?. “Porque estoy loco por ella y quiero que me tome en serio cuando digo que me encanta”, declara el chico a ABC.

Pero Inés quería llegar a su exámen. Comenzó a retirar los post-it a toda prisa mientras que vecinos y curiosos no paraban de hacerle fotos a su coche. Incapaz de quitar ella sola tanto verborrea romántica en papel volvió a subir a casa, avisó a su madre y con la ayuda de esta consiguió retirar los suficientes como para emprender la marcha.

Mientras conducía los papeles que todavía quedaban en el vehículo salían volando y “sorprendida” decidió variar el rumbo y dirigirse a casa de su novio. Se quedó sin hacer el examen pero es que tanto trabajo merecía su recompensa.

“Nos conocimos hace tres meses en un bar a través de amigos nuestros. Me encantó nada más verla, pero no me hacía mucho caso”. Ángel comenzó a dejarle notas en el cristal de su cohe todas las semanas y aunque Inés confiesa que “no me gustan las sorpresas”, ayer, cuando ABC consiguió juntarlos, dejaron a esta joven pareja de enamorados fundiéndose en besos y abrazos.

Vía: ABC

1 COMENTARIO

  1. Sinceramente la gente está un poco grillada… No confundamos romanticismo, con majadería..

    De todas maneras si hubiese sido ella usaría el mismo “Modus Operandi”:
    Le dice a su hermano y a un amigo que se mantengan despiertos por la noche, espera al lunático este y le dejan en el Gregorio Marañón… jajajajaja

Deja una respuesta