Logo de Noticias Coches
“Another Sedan” Prototipo (4)
Luis Blázquez

“Another Sedan” es un coche aparentemente estúpido para recordarnos que conducir es una maravilla

Si te gustan los coches con ligeros tintes artísticos, probablemente no encuentres nada mejor que esto. Te presentamos el “Another Sedan”, un nuevo prototipo art car obra del diseñador Joey Ruiter, una pieza que existe únicamente para recordarnos los placeres de conducir.

El nombre Joey Ruiter probablemente te suene, incluso si no te gusta el arte inspirado en los coches. Es el mismo tipo que creó el icónico Consumer Car, un vehículo con forma de caja que ha estado en exhibición en todo el mundo e incluso se ha puesto a la venta en varias ocasiones en los últimos años. Pero, a pesar de que era perfectamente legal en la carretera, tuvo algunos problemas para encontrar un nuevo hogar. El arte no está hecho para todos los gustos.

No te sorprenderemos si te decimos que “Another Sedan” es el último proyecto de Ruiter y, por el momento, su único propósito es recordarnos, a la humanidad en general, aquella época dorada en la que conducir era cuestión de habilidad y, como tal, un placer único. Ese disfrute parece haberse perdido en los últimos años con el advenimiento de la tecnología y la forma en que se filtra en todos los aspectos de nuestra vida, incluso dentro de nuestros coches.

Claro, la tecnología hace que la conducción sea más segura, ya sea que estemos hablando de funciones de asistencia al aparcamiento o de la publicitada conducción autónoma completa. La verdad es que tienes razón, y eso no se puede negar. Pero el coste que conlleva es la pérdida del placer de conducir, y de una época mucho más simple en la que el ser humano al volante y su nivel de habilidad determinaban la calidad de la experiencia de un buen conductor.

“Lo que es ubicuo no es del todo familiar”, dice Ruiter. “Lo que es fácil no puede recompensar como la alegría de una habilidad aprendida”. Normalmente, se hace el mismo argumento en referencia a las cajas de cambio manuales o automáticas, con el debate sobre si un deportivo de cero emisiones todavía podría llamarse un “deportivo”, o si todavía eres un “conductor” si el coche es completamente autónomo. La tecnología tiene innumerables ventajas.

Pero esta no es una obra de arte contra la tecnología, sino un recordatorio para disfrutar de las cosas más simples de la vida. Como conducir por tu cuenta. De alguna manera extraña, Ruiter elige invitar a los entusiastas a un viaje por el carril de la memoria con un automóvil que no se parece en nada a uno. O lo hace, pero solo en los términos más vagos: es la forma de un sedán distorsionado casi más allá del reconocimiento, todo cortesía de la “sencillez” de Ruiter.

Él lo llama un “coche perfectamente estúpido que nos recuerda que conducir es brillante”, una forma tan distintiva que instantáneamente te transporta a esos momentos en los que conducir era una experiencia en sí misma, y ​​no un medio prosaico de ir de A hasta B. “Es una forma familiar que evoca recuerdos de un vistazo”, explica Ruiter. “Es un recipiente para tus propias habilidades, ideas y deseos. No estás mirando un detalle de los faros, la forma de las ruedas, las manijas de las puertas… Estás observando una gran presencia”, añade el artista.

“El perfil de la carrocería es enorme. Un personaje. Estábamos orgullosos de lo que podíamos comprar. Trabajamos duro y nuestro trabajo produjo una escultura móvil de metal construida por nuestros hermanos. Había un orgullo que ahora parece haberse perdido en usar el coche. Una simple alegría en ir a dar una vuelta”. Another Sedan es una gran obra cúbica que exige atención y para que luego la retengas dividiéndote dramáticamente en el medio.

Ruiter no ha hecho nada aquí porque sí, razón por la que opta por deshacerse de las puertas habituales en favor de un espacio que se abre para revelar el interior. Hablando del interior, también está simplificado y luce un ambiente casi de salón porque también es modular, por lo que puede caber y ajustarse a quien entre. Los controles de conducción se reducen a: Go, Stop y Turn, (Adelante, Parar y Girar) para contrarrestar el hecho de que incluso hasta estas simples maniobras han sido absorbidas por ordenadores y pantallas alienantes.

“Conducir hábilmente y bien es una alegría exclusivamente humana que, al menos hoy, se siente amenazada”, manifiesta Ruiter. “Pero la idea de montar a caballo, cómodo, de crucero, con chofer, también es familiar”. El Another Sedan se encuentra actualmente en exhibición en el Petersen Automotive Museum de Los Ángeles. Asegúrate de pasarte si te gusta esta versión extraña y extrañamente hermosa de los coche modernos y las alegrías casi olvidadas de lo que es conducir sin ningún tipo de ayuda, tan solo tu esfuerzo y coordinación.

Galería de fotos:

  • arte
  • sedán