Parece que la gente no puede evitar sentir cierta debilidad por el famoso “coche burbuja”, el Isetta. En el pasado ya hemos visto como otras compañías como Micro Mobility Systems creaba el Microlino en un intento de hacer una recreación eléctrica moderna. Ahora, una empresa hasta ahora dedicada a la fabricación de deportivos de bajo volumen, ha anunciado el Artega Karo-Isetta.

Antes conocida por tener entre sus filas un potente y deportivo ligero, Artega se reinventó en 2017 como fabricante de coches eléctricos. Su único modelo disponible, el GT, fue despojado de su mecánica de combustión interna para adoptar un tren motriz completamente electrificado, adoptando el nombre de Scalo en el proceso. Ahora, la empresa con sede en Delbrük, al este de Alemania, quiere lanzar una dosis fatal de ternura en las ciudades europeas con su nuevo coche.

El nombre Isetta es interesante por un par de razones. Primero, la compañía detrás del Microlino presentó una orden judicial contra Artega que lo habría obligado a cambiar el diseño de su vehículo, pero ambas empresas terminaron resolviendo el tema fuera de los tribunales. En segundo lugar, la gente detrás de Artega afirma que los descendientes del diseñador original han decidido que el Karo-Isetta es un verdadero sucesor del coche gestado por Steve Urkel.

Sobre el papel, el Artega Karo-Isetta ofrece una autonomía entre recargas de 200 kilómetros gracias a un paquete de baterías de iones de litio suministrado por Voltabox. La marca no ha proporcionado ni el tamaño de este ni los tiempos de recarga o de aceleración, pero sabemos que puede alcanzar una velocidad máxima (limitada electrónicamente) de 90 km/h. Construido sobre un chasis de acero, puede soportar una carga útil máxima de hasta 200 kilos.

Sobre su aspecto poco se puede decir, ya que el Artega Karo-Isetta es como si alguien hubiese cogido un Isetta los 50 y lo hubiese sometido a un tratamiento de restomod. Las moderneces quedan puestas por un juego de faros LED con intermitentes integrados en la carrocería, luces diurnas, y nuevos pilotos posteriores, también LED. Para evitar estropear el diseño original, el enchufe de carga Tipo 2 (en la zaga) tiene el estilo de la clásica tapa del depósito del Isetta.

Tomando como inspiración un bello coche diseñado a comienzos de los años 50, el Artega Karo-Isetta se pondrá a la venta en los concesionarios de su tierra natal a finales de este mes. Se podrá elegir entre dos líneas de equipamiento: Intro (17.995 euros en Alemania) y Edition (21.995 euros). También hay seis tonos de pintura y un interior forrado en terciopelo y cuero. Los pedidos ya están abiertos y la compañía confía en que las primeras entregas comiencen en abril.

Para asegurar la llegada a las calles del Artega Karo-Isetta, los clientes que estén decididos a hacerse con un ejemplar deberán abonar una tarifa de reserva de 2.500 euros. El depósito debe pagarse dentro de los siete días posteriores a la realización del pedido y está “protegido contra pérdidas por una reconocida compañía de seguros alemana”. Lo mejor de todo es que, por una vez en este tipo de noticias, no se trata de solo humo. El Isetta de 2020 es real.

Fuente: Artega

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta