David Rivas se ha convertido en el primer conductor europeo sin brazos, algo que no habría sido posible sin el apoyo del Grupo DKV y Ford, que le han facilitado un Ford C-Max adaptado.

David se convirtió en julio de 2011 en el primer europeo en obtener el permiso de conducir solo con la ayuda de sus pies. Trabaja como coordinador de cita previa en la Fundación Integralia, y comentó al recibir el coche que “para mí es un sueño hecho realidad poder moverme con absoluta autonomía sin tener que depender de terceras personas. Desde pequeño soñé con conducir y ser independiente y por fin lo he logrado”.

Hasta ahora, David tenía que coger cada día un tren para ir a trabajar. Gracias a su nuevo coche, ahora podrá disfrutar de una mayor movilidad que le beneficia a él y todo su entorno cercano. La adaptación ha consistido en instalar un tablero de mandos en el suelo del habitáculo. En esa ubicación el conductor puede tener acceso y control total sobre las funciones principales del vehículo, que puede controlar con sus pies.

Acelerador, freno y dirección han sido redirigidas a ese mando, que gobierna por completo el coche. El mando de control está, como decíamos, en el piso del habitáculo, delante del asiento y justo antes de donde se sitúan los pedales. La dirección se controla mediante un joystick, mientras que acelerador y freno se controlan a través de un pedal único, con el pie izquierdo de David.

Por supuesto, el coche tiene cambio automático, así que únicamente se ha tenido que cambiar el mando a una botonera con las posiciones clásicas (D, N, R y P). El resto de funciones, como el control de luces, limpiaparabrisas o el claxon han sido distribuidos en otro mando, en el que se selecciina  que permitirá la selección independiente mediante pulsación con los dedos de los pies.

En el proceso de adaptación tienen también mucha importancia  dispositivos de control electrónico, como el “control por voz”, el sistema de detección automática en ciudad ante un obstáculo o frenazo del coche de delante, el indicador visual del ángulo muerto del vehículo o el sistema de sincronización del móvil con el coche, SYNC, que realiza automáticamente un llamada de emergencia en caso de accidente o permite activar la agenda y los mensajes a través de la voz.

Fuentes: Ford, DKV

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta