No hay más que echar un ojo a la evolución de las ventas en los últimos años para comprobar que el sector del automóvil en general y los concesionarios en particular se ha recuperado bastante bien de la crisis económica.

Y es que desde el año 2012 las matriculaciones de coches nuevos no han dejado de crecer…. si bien en los últimos meses hemos visto cómo en el primer semestre de 2017 se han ralentizado un poco. El caso es que, después del récord de ventas de 2007, cuando en España se matricularon 1,6 millones de coches, las ventas se desplomaron, cayendo hasta un 77%.

Eso, obviamente, tuvo una repercusión directa en los concesionarios. El sector de la distribución de automóviles nuevos perdió 30.000 empleos de 2008 a 2012, una cifra escalofriante. Tambien debieron cerrar miles de concesiones, perdiendo en muchos casos las inversiones realizadas para arrancar el negocio.

 

Como puedes ver en el gráfico superior, a partir de 2013 el mercado comenzó a repuntar y con ello el número de trabajadores en los concesionarios. Desde esa fecha el sector ha generado más de 23.000 empleos. En 2015 se crearon 9.561 y en 2016, un total de 7.342, por lo que desde Faconauto (patronal de los concesionarios) confían en que se mantenga esta tendencia alcista para rozar en 2017 el número de trabajadores que se tenía en 2008, antes de la crisis.

Lo que no se ha recuperado es el número de concesionarios. En 2016 existían en nuestro país 4.036, una cifra muy alejada de los 6.765 de 2008. Y es que el sector acumuló cientos de cierres especialmente acentuados en 2013, año en el que cerraron nada menos que 1.200 tiendas. A partir de 2014 se cortó la sangría y el número de concesiones se ha estabilizado.

Durante la crisis se cerraron más de 1.200 concesionarios

La crisis parece que ha servido para reestructurar el sector y concentrarlo. Ahora hay menos concesionarios, pero más grandes. Si en 2018 tenían 23 empleados de media, ahora la cifra se ha disparado a 148. Esto se debe también a que las marcas han potenciado el servicio postventa oficial de sus talleres. Todo parece que en 2017 la cifra de concesionarios no cambiará de manera significativa, “ya que se han cerrado pocos concesionarios y se han abierto una cifra similar”. Por lo tanto, la media de trabajadores por punto de venta y taller aumentará aún más.

Otra cifra significativa es la de coches vendidos de media por concesionario. En 2016 cada concesionario vendió de media 287 coches, cifra que solo se superó en 2007, con 375.Sin duda, una enorme diferencia con 2012, el punto álgido de la crisis, en que apenas se vendieron 135 unidades por tienda, lo que explica el cierre de los menos rentables… y que había demasiados centros abiertos para la demanda del momento.

El crecimiento del empleo proseguirá (centrado en postventa) a lo largo de 2017… “siempre que los concesionarios mantengan la rentabilidad” sobre la facturación, segun apuntan desde Faconauto. En 2016 fue del 1,7% y se espera que en 2017 sea similar. Aseguran que los coches se venden a “una rentabilidad baja” debido a las ofertas que se ven obligados a realizar para aligerar el stock. No ayuda tampoco el aumento de las automatriculaciones que pasan a ser vendidos como coches de KM0.

Desde la patronal de los concesionarios esta cifra se ve “insuficiente para un mercado que “maneja millones de euros y que asume un gran riesgo”. Hace años, en 204, la cifra de beneficio era del 2,3% sobre la facturación. De todos modos, después de años con pérdidas, se volvió a los números negros desde hace tres ejercicios. Y es que la rentabilidad media en 2008, 2011, 2012 y 2013 fue negativa, lo que significó que muchos concesionarios cerrasen aquellos ejercicios en negativo.

Fuente: Faconauto

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta