El arte es algo tan abstracto que quizá para lo que algunos significa un diseño perfecto, para otros es sinónimo de un absoluto fiasco. Puede que este sea el caso del nuevo Audi A1. Si lo observamos detenidamente da la sensación de que a alguien, sin querer, se le ha caído un bote de pintura encima. ¿Lo más asombroso? Que para muchos es ya considerado como toda una obra de arte.  El encargado de tal labor, Damien Hirst, uno de esos artistas de renombre que convierten en oro todo lo que tocan o retocan. Pero, ¿es esto verdaderamente oro?

Este nuevo Audi A1, que acaba de ser decorado por Damien Hirst, será el modelo seleccionado para subastar  por parte de la fundación de lucha contra el sida que pertenece al cantante Elton John.

Si dejamos a un lado su estrafalaria pintura, somos capaces de llegar a la parte más importante de la información. Y es que su futuro propietario será el primero en disfrutar del modelo que ha sido bautizado como el ‘Mini’ de los cuatro aros. Esto ocurrirá unos meses antes de que se ponga a la venta en los concesionarios del mercado del Reino Unido. Y, ¿cuándo será esto? El próximo noviembre.  Ya queda menos para disfrutar de él.

El modelo que vemos en la imagen ha sido cedido por Audi Reino Unido para dicha subasta benéfica. Quizá la mayor desventaja es que su adquisición irá acompañada de una gama de colores muy poco agraciados. Aquellos en los que nuestras madres dirían que tienen poca capacidad para combinar. Ese rosa junto con el resto de pinceladas de color quita las ganas a cualquiera.

A partir de esta subasta suponemos que comenzará a verse el vehículo por la calle. Aunque lo más lógico es que este coche termine encajonado en alguna galería de arte de algún coleccionista privado.

A pesar de esta combinación surrealista, el precio que alcanzará en la subasta será inimaginable. Pero si es por una buena causa, bienvenidas sean las extravagancias.

Vía: Diariomotor

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta