Audi no quiere quedarse atrás ante tanta innovación y quiere actualizar su gama en los próximos años. La principal medida va a ser la inversión de 7.300 millones de euros en investigación y desarrollo. De ese cantidad, el 80% irá destinada a mejorar los coches convencionales y en comercializar más modelos híbridos y eléctricos.

La marca de los cuatro aros ha aprovechado también para confirmar varios lanzamientos, algunos esperados y otros no tan esperados. En 2010 llegarán el Audi A1, el A8 renovado y el R8 Spyder. A este grupo se le une el Audi A7, un modelo que se colocará entre el A6 y el A8, rellenando un hueco que los alemanes tienen descubierto a día de hoy.

El año que viene, en 2011, llegará el Audi Q5 Hybrid. En este modelo hay depositadas muchas esperanzas: esperan que sea el primer híbrido de la marca que funcione comercialmente. Poco ha trascendido de él; incluso se desconoce si será gasolina o diésel. No será el primer modelo de este tipo, ya que en los 90 apareció el Audi Duo. Fracasó por su elevado coste y sólo se vendieron 60 unidades del mismo. Fue el primer híbrido europeo de la era moderna y todo un adelanto a su tiempo.

Una serie de novedades, la mayoría esperadas, y otras no tanto. El Audi A1 y el A7 servirán al fabricante alemán para introducirse en unos segmentos en los que hasta ahora no estaba presente. Al A8 le llega su esperada renovación, y con el R8 Spyder se colman los deseos de aquellos ávidos de un versión descapotable del súperdeportivo de Audi.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta