Ya hemos hablado de lo importante que es realizar un buen cuidado del coche en verano. En esta época protagonizada por las altas temperaturas y los largos desplazamientos por carretera es vital tener el vehículo en buen estado para evitar sustos. Es importante conocer los problemas mecánicos más habituales (y su coste) para intentar prevenirlos. Porque ya se espera que aumenten un 5 % las averías durante este verano respecto al anterior, en el que se hicieron 82.000 asistencias en carretera.

Este incremento se debe principalmente a dos factores, según el RACE. Por un lado el mal mantenimiento de los automóviles, pues todavía hay usuarios que no se plantean una revisión rutinaria antes de un desplazamiento largo. Por el otro lado la antigüedad del parque automovilístico en nuestro país, con una media que ya supera los 12 años. También se han mencionado otras causas como la falta de inversión en infraestructuras y el mal estado de algunas carreteras.

Entre junio y septiembre tienen lugar alrededor del 45 % de asistencias por accidente, una gran concentración para un solo trimestre, con el 55 % restante para los otros nueve meses del año. Además, en esta época también tiene lugar un 35 % de las asistencias en carretera por avería. En este ámbito, el elemento protagonista es la batería del coche, que está presente en el 53 % de los casos. Este componente sufre más en verano y es bastante habitual que se descargue o que haya que sustituirla.

A este motivo principal en cuanto a asistencias en carretera se suman otros como los percances en el motor (26 %), los fallos en la instalación eléctrica (8,4 %), en el sistema de transmisión (3,8 %) o en la alimentación (2,9 %). Llama la atención que los pinchazos o reventones de neumáticos apenas supongan un 2,3 % de las llamadas a aseguradoras. Como hemos dicho antes, muchos de esos problemas se podrían detectar con una revisión.

Para que el viaje tenga lugar y no haya imprevistos hay que vigilar unos cuantos puntos. Ya hemos hablado sobre cómo preparar el coche para un viaje largo, algo que debería ser obligatorio para todos. Revisar aspectos como el buen estado de los neumáticos, de los frenos, de los líquidos del coche o las luces podrían evitar tener que llamar a asistencia en carretera o incluso un accidente.

Fuente: RACE

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta