Alfa Romeo es una de las marcas más prestigiosas del panorama del automóvil mundial, con una fuerte tradición y más de cien años de historia donde ha logrado un palmarés en el mundo de las carreras que puede incluir cinco títulos mundiales: los dos primeros campeonatos de Fórmula 1 de la historia, 11 Mille Miglia, 10 Targa Florio y cientos de otros triunfos en las categorías de deportivos y turismos.

Pero la firma del biscione también puede presumir de una página de la historia menos conocida, escrita no sobre el asfalto, sino sobre el agua. Tecnologías e innovaciones desarrolladas por Alfa Romeo de también se utilizaron en la navegación a motor. Desde la década de los 30 hasta la de los 80, la marca fue uno de los protagonistas absolutos en este campo. Los motores aeronáuticos y automotrices, de serie y de competición, se han adaptado para uso marino, derivados tanto de los que ya habían completado su carrera deportiva como de los de calle.

Entre récords y títulos mundiales, europeos e italianos, en las distintas categorías, Alfa Romeo ha ganado casi tanto en el agua como en las pistas. Con motivo del 110 aniversario de la marca, el Museo Storico Alfa Romeo de Arese, Italia, rinde homenaje a este capítulo fascinante y aún no explorado con una exposición titulada “Cavalli Marini” (“Caballos de mar”). La exposición consta de barcos y objetos que cuentan la “otra vida” de los motores de la firma turinesa, desde corredores a embarcaciones de recreo de finales de la II Guerra Mundial.

Arno II°

Entre las máquinas que pueden verse en el museo se encuentra el Arno II°, un hidroplano con el corazón del Alfetta 158 (1938). Este propulsor había conseguido la victoria de tres campeonatos del mundo y de un título italiano, y había ayudado a Achille Castoldi a batir el récord de velocidad mundial. El emplazamiento también dispone de otros modelos con un palmarés igualmente digno de admirar, como el Loustic 2, una regata intraborda de la clase LV-1300 construida por el astillero Celli en Venecia y propulsado por el motor de 1.300 cc del Giulietta.

El motor del Alfetta 158 también sirvió para que Mario Verga ganase en la clase de 450 kilos con el Laura 1ª, y posteriormente el campeonato de 800 kg en 1953 en el Laura 2ª antes de instalar dos compresores volumétricos en Laura 3ª y alcanzar las 273 km/h en el lago Iseo gracias a sus 800 CV de potencia (700 CV en la hélice a causa de las pérdidas de la transmisión). Trágicamente, en 1954, cuando Verga intentaba superar su propio récord, el Laura III se estrelló al salir volando en un bucle. Verga murió en el acto.

Laura 1ª

Otro éxito náutico notable incluye al Molinari-Alfa Romeo 2500, el único ejemplar existente, que se hizo con el título mundial en 1966 gracias a un casco de aleación de aluminio aeronáutico diseñado por el fabricante de helicópteros Agusta. Como homenaje a la colaboración con este sector, la cola luce los colores de los aviones de Alitalia. También se expone la lancha Dalla Pietà-Alfa Romeo, construida en especial para Luigi Raineri, quien ganó tres títulos europeos y dos italianos en la categoría Runabouts/Intraborda entre 1968 y 1970.

La Molivio-Alfa Romeo GTA, en la que corrió Leopoldo Casanova, piloto de embarcaciones con motores de la casa italiana, ganó un título europeo, cuatro títulos italianos y batió el récord del mundo de velocidad cuatro veces en tres clases diferentes entre 1968 y 1972. Por otro lado, la Celli de 1970 es la primera de las cuatro embarcaciones propulsadas por el motor Montreal-Autodelta. A bordo estaba Antonio Pietrobelli, un famoso piloto que durante más de 10 años gaño en casi todas las categorías de carreras en celebradas en circuito.

MAR Glauco

Pero la historia de Alfa Romeo en el agua no solo se compone de carreras y récords, sino que incluye algunos usos recreativos como el MAR Glauco, una extraña lancha motora de los astilleros Vidoli (en la ciudad de Stresa) que data de 1932, motorizada con las entrañas de un 6C 1750 que es igual de raro. Era la típica embarcación de turismo de las familias adineradas de la época, y procede de la colección del Museo della Barca Lariana, en Pianlello del Lario.

Muchas de las “vapporetto” de Venecia también estaban propulsadas por motores Alfa Romeo, o de las tristemente célebres lanchas equipadas con cargas explosivas utilizadas durante la II Guerra Mundial. Todas esas historias y otras muchas se narran en la exposición con el añadido de maquetas únicas, imágenes históricas y una rica colección de objetos y documentos, así como algunas de las colecciones internacionales más importantes. Aunque eso sí, el único coche que encontrarás como tal será el monoplaza de Fórmula 1 Alfetta 158.

Maqueta de un «vapporetto» de Venecia

“Cavalli Marini” estará abierto hasta 21 de febrero de 2021. Se puede visitar en los días y en el horario de apertura del museo de Arese (sábados y domingos de 10 a 18 horas) y el precio de la exposición ya viene incluido en el ticket de entrada.

Fuente: Alfa Romeo

Galería de fotos:

Ver galeria (28 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta