Logo de Noticias Coches
Bentley T-Series (2)
Luis Blázquez

Bentley T-Series: un nuevo capítulo en la historia de la marca

El Bentley T-Series se anunció y se exhibió por primera vez en el Salón del Automóvil de París el 5 de octubre de 1965, y era significativamente distinto de su predecesor, el S-Type. En particular, el T-Series fue el primer Bentley en utilizar una estructura monocasco, y ofrecía un rendimiento y lujo acorde a lo que el cliente más sibarita esperaba.

La historia del T-Series comienza en 1958, cuando se empezó a trabajar en el diseño del primer Bentley monocasco. La firma inglesa era conocida por sus carrocerías sustentadas en un chasis separado, pero las expectativas y los requisitos de la clientela estaban mutando en una época en el que el comercio de los carroceros también estaba en declive. Los clientes querían que sus Bentley fueran más pequeños exteriormente, pero que mantuvieran el mismo espacio a bordo, el lujo y la comodidad que esperaban.

Para 1962, John Blatchley, famoso por diseñar el R-Type Continental, había dado con un nuevo diseño exterior para una carrocería monocasco hecha de acero y aluminio. El diseño mejoró el espacio para pasajeros del S3 al que pretendía suceder, pero con el vehículo en general ahora 18 centímetros más corto, 12 cm más bajo y 9 cm más angosto. Se aumentó el espacio general de la cabina y un maletero más grande que proporcionó mayor capacidad para el equipaje. Era el gran turismo de lujo de nueva época.

Usando el motor V8 recientemente desarrollado, siete prototipos fueron sometidos a pruebas significativas que incluyeron carreras de resistencia de incluso más de 100.000 millas (160.000 km). Las innovaciones de diseño incluyeron bastidores auxiliares separados para transportar el motor y la transmisión, la suspensión, la dirección y los conjuntos del eje trasero, con soportes de en el bastidor auxiliar de goma que recibieron el nombre de “Vibrashock” y se desarrollaron para aislar el ruido y las vibraciones externas.

El T-Series se desarrolló bajo un chasis avanzado con una suspensión independiente en ambos ejes que contaba con un manejo automático de la altura en función de la carga. La presión de la suspensión autonivelante venía de un sistema hidráulico por triplicado que tenía frenos de disco en las cuatro ruedas, algo nada común en la década de los 60. La suspensión constaba de un juego de brazos oscilantes dobles y muelles helicoidales en la sección delantera, y brazos semirremolcados en la parte posterior.

El Bentley T-Series fue aclamado como un claro ejemplo de ingeniería revolucionaria, dado que fue el primer Bentley en alejarse de la clásica construcción de chasis sobre carrocería, y esta creación “relativamente ligera” (algo por encima de las dos toneladas), brindó un rendimiento impresionante para un sedán de la marca en 1965, con una velocidad máxima de 190 km/h y un 0 a 96 km/h (100 mph) en 10,9 segundos. No son malas cifras para un buque de 5,17 metros de largo, con una generosa batalla de 3,03 m.

Solo se hicieron 1.868 ejemplares del T-Series de primera generación, con un precio de venta antes de impuestos de 5.425 libras esterlinas (algo más de 110.000 euros actuales, aprox.) y la mayoría eran berlinas estándar de cuatro puertas. Se creó una versión de dos puertas en 1966, y un año después se lanzó la carrocería descapotable, aunque de estos últimos solo llegaron al mercado 41 unidades. La segunda generación, conocida como T2, hizo su debut público en 1977 y se mantuvo en producción hasta 1980.

Ahora, después de décadas de estar fuera de la carretera y almacenado, el primer Bentley T-Series vuelve a la vida después del inicio de una restauración completa por parte de la marca. El V8 de varilla de empuje de 6¼ litros se ha puesto en marcha por primera vez en al menos 15 años, y el motor y la caja de cambios han demostrado estar en buenas condiciones a pesar de su prolongado descanso. Después de un proyecto de restauración programado para, al menos, 18 meses, se agregará a la creciente colección Heritage de Bentley.

El motor y sus 225 CV se diseñó e introdujo por primera vez en 1959, en el Bentley S2. En ese momento, el motor alcanzó la producción específica por peso más alta de cualquier coche de producción en el mundo de 1,2 kilos por caballo de fuerza (HP). En ese momento, se consideró que el motor se había sobrediseñado, pero su fuerza, fiabilidad y potencial de desarrollo lo llevaron a convertirse en el motor principal de Bentley durante los próximos 50 años. Cuando se retiró en 2019, generaba el doble de potencia, el triple de par y un 99 % menos de emisiones.

En octubre de 2016, un grupo de aprendices inició el proceso de rejuvenecimiento del T-Series con número VIN 001. Comenzando con la eliminación de molduras y el reacondicionamiento de la carrocería en blanco, el T-Series inició su viaje para regresar al servicio activo. Después de los preparativos iniciales, el trabajo ha estado suspendido con la introducción de los productos actual y las futuras actividades de electrificación, pero con una atención de nuevo puesta en el desarrollo de la Colección Heritage, el coche ahora está en camino de una nueva vida.

Fuente: Bentley

Galería de fotos:

  • Bentley
  • coches clásicos
  • restauración
  • sedán