Cuando estás detrás de algunas de las características más controvertidas de BMW en los últimos años, probablemente no sea un trabajo fácil de defender ante los críticos. En una entrevista con el medio australiano Motoring, el jefe de diseño de BMW, Adrian van Hooydonk, habló sobre las gran parrilla del Serie 7 y X7 actuales, y dijo que la reacción fue “más o menos” esperada, pero que las críticas aún no han sido profundas.

Los dos riñones han adornado cada coche de BMW construido desde la década de los años 30. Son uno de los diseños más reconocibles del mundo, incluso fuera del espacio automotriz. Recientemente, la fascia de BMW se ha hecho considerablemente más grande. Primero, en el SUV de gran tamaño X7, y luego, en el Serie 7, que debutó a principios de este año. Las enormes rejillas de riñón del nuevo Serie 7 y, en menor medida, el X7, han causado controversia.

Adrian von Hooydonk está al tanto de las críticas, y le dijo a Autocar que este elemento de diseño no estará para siempre. “No te preocupes, no quiero que la marca se convierta en un fabricante de parrillas de riñón de gran tamaño”, dijo el diseñador holandés. Von Hooydonk también defendió la decisión de BMW de ir a lo grande con las nuevas rejillas de riñón de la Serie 7. Al fin y al cabo, para muchos de los compradores, es un símbolo de estatus.

“En Europa, el mercado más pequeño, los compradores son subestimados, pero en Estados Unidos y China, donde se venden la mayoría de los Serie 7, son más jóvenes y más extrovertidos”, dijo. “Cuando lanzamos el último Serie 7  –2015–, fue criticado por no tener un aspecto lo suficientemente diferente, por lo que el mensaje para el lifting facial fue claro: hacer que se destaque. Y ahora lo tenemos”.

¿Y en cuanto al X7? “Es proporcional”, dijo Von Hooydonk, y señaló que el SUV más grande de la compañía es el vehículo más masivo de BMW. También dijo que las rejillas de doble riñón, probablemente, reducirían su tamaño con el tiempo. “Escuché del Centro de Diseño de Shanghai de BMW que los gustos estéticos en China se están desarrollando rápidamente”, manifestó. “Sí, todavía quieren un aspecto moderno que empuja los límites, pero también están pidiendo cada vez más sutileza”.

Van Hooydonk también insinuó que la gran berlina de representación de la próxima generación podría presentar un diseño menos polarizador. “Para la próxima generación del BMW Serie 7, nuestro trabajo será un poco más fácil”. Sin embargo, las ventas globales del Serie 7 han subido después del último trabajo estético: parece que el coche, definitivamente, está pagando las cuentas de BMW.

Fuente: Motoring

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta