Arriba, abajo, arriba, abajo, arriba, abajo. Eso es más o menos lo que haces cuando conduces con sol y constantemente mueves la visera. El volteo constante no es solo una distracción, también es molesto. Y ciertamente incómodo para el ingeniero del Grupo Bosch, Ryan Todd, quien condujo hacia el sol durante su viaje matutino hacia el este. “Todas las tardes conducía media hora directamente al oeste hacia la puesta del sol. No hace falta decir que lo odiaba”.

Lo odiaba tanto, que la situación comenzó a girar en su creativo cerebro mientras, al mismo tiempo, pensaba en qué tipo de televisión quería para su sala de estar. Una opción era una con una pantalla LCD, la cual en realidad tiene propiedades que podría usar para ayudar a resolver su problema. “Un televisor LCD requiere una luz de fondo blanca muy brillante porque el módulo de cristal líquido en sí no emite luz. Solo bloquea selectivamente aquella que no quieres ver”, dijo Todd.

Fue entonces cuando tomó la iniciativa de trabajar en una solución para las viseras de sol de los coches. Junto con un pequeño equipo de ingenieros, incluido Jason Zink, un experto técnico de Bosch comenzó a jugar con la idea de crear una visera que hiciese un mejor trabajo al bloquear el resplandor sin cubrir la vista de más de lo necesario, y que no requiriese voltear hacia arriba o hacia abajo. El resultado fue presentado en el CES 2020 de Las Vegas y se llama Virtual Visor.

El Virtual Visor se compone de una sola pieza conformada por un panel rectangular LCD. Presenta una cámara orientada hacia el conductor que utiliza un software de detección y seguimiento facial con inteligencia artificial para determinar exactamente dónde la luz del sol golpea la cara del piloto. Luego, un algoritmo analiza la vista del conductor y usa tecnología de cristal líquido para oscurecer solo la sección de la visera requerida mientras el resto permanece transparente.

Los insertos en forma de hexágono parecen una colmena digital, y el conjunto se pliega desde el espacio justo encima del parabrisas como un parasol normal. Pero cuando está bajado, puedes ver el mundo exterior en lugar de mirarte a la cara en un espejo. Es más como un par de gafas de sol que una visera tradicional, y es mucho más seguro porque se puede ver a través de los hexágonos no afectados. El Virtual Visor se ajusta automáticamente en tiempo real según sea necesario.

“Descubrimos al principio del desarrollo que los usuarios ajustan sus viseras solares tradicionales para siempre proyectar una sombra sobre sus propios ojos. Esta comprensión fue profunda para ayudar a simplificar el concepto del producto y alimentar el diseño de esta tecnología”, explicó Zink. Junto con los otros dos ingenieros de Bosch, el primer prototipo utilizaba un monitor LCD extraído del cubo de la basura antes de que el proyecto fuera aprobado y financiado por los ejecutivos.

Un estudio de 2017 realizado por el Centro Nacional de Información Biotecnológica estadounidense concluyó que “el riesgo de un accidente automovilístico es un 16 % mayor durante la luz solar intensa que en un clima normal”. En la práctica, Virtual Visor sería una característica instalada en cualquier vehículo nuevo desde fábrica. Zink y Todd comunicaron que hay mucho interés entre los constructores de automóviles, pero no pudieron revelar cuáles.

El Virtual Visor fue galardonado como Mejor Innovación en los Premios de Innovación CES 2020, así como Mejor Innovación en la categoría de Entretenimiento y Seguridad en el Vehículo.

Fuente: Bosch
Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta