En Cadillac llevan utilizando la denominación Blackwing desde hace tiempo. Así es como se conocía al poderoso motor V8 biturbo que estaba presente en algunos modelos de la marca, siendo el CT6-V el principal representante de los últimos años. Sin embargo, el fabricante americano decidió retirar esta mecánica de su gama y muchos temieron que se perdiera la ya mítica denominación. Ahora confirman que seguirá presente, aunque de una forma algo diferente a la anterior.

Los Serie V de nueva generación, es decir los CT4-V y CT5-V con su marcado carácter deportivo, recibirán una versión Blackwing que será la más radical de la gama. Ese nombre irá ligado al máximo rendimiento y a un comportamiento muy dinámico. Para ello, contarán con una puesta a punto del chasis específica, con tecnologías más avanzadas y motores más potentes para conseguir unas prestaciones al alcance de pocos rivales.

Ya se confirma que su principal seña de identidad es que se ofrecerán con una caja de cambios manual, una opción cada vez menos extendida entre los modelos de alto rendimiento y que será agradecida por los más puristas. Todavía no se han dado demasiados detalles sobre estos Blackwing, pero la marca los estuvo probando a principios de año en el circuito Virginia International Raceway y ambos mejoraron en varios segundos los tiempos de vuelta de sus antecesores, los ATS-V y CTS-V.

Todo apunta a que las nuevas versiones deportivas podrían heredar las mecánicas de sus predecesores. De esta forma, el Cadillac CT4-V Blackwing podría esconder bajo el capó un V6 biturbo de 3.6 litros  con una potencia cercana a los 500 CV. Por su parte, el Cadillac CT5-V Blackwing podría montar el bloque LT4, el V8 sobrealimentado de 6.2 litros que rondaría los 650 CV de potencia. Tendremos que esperar un poco más para conocer toda la información sobre estas esperadas versiones deportivas.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta