El Cadillac Cyclone XP-74 Concept fue presentado durante la inauguración de las 500 Millas de Daytona de 1959 y muchas de sus soluciones estilísticas parecen haber sido tomadas de la NASA. Los encargados de concebirlo fueron Harley Earl y Bill Mitchell, y como era norma de la época, el diseño tomaba inspiración en el mundo aeronáutico y la tecnología era el pilar central de su desarrollo.

El conjunto del coche mantuvo la tradición de los prototipos futuristas de la posguerra. Incluso logró incorporar una tecnología que estaba a unos 60 años de la producción en masa. Lo primero que se hace notar sobre la carrocería son los remates en forma de cohete ubicados donde normalmente estarían los faros. En lugar de estos últimos, Earl los escondió en la parrilla, y en su lugar imaginó que los conos serían dispositivos de radar.

Sí, esos puntos negros en el borde de los parachoques delanteros ocultaban un sistema de guía basado en un radar destinado a interactuar con futuras “carreteras inteligentes”. El prototipo incluso contaba con un sistema de advertencia de proximidad –no probado– que transmitía una alerta al conductor de los obstáculos que se aproximaban mediante un diodo en el salpicadero. Es decir, un sistema de advertencia de colisión, habitual hoy en día, pero toda una novedad en 1959.

Obviamente, dicha tecnología no era tan avanzada como lo es hoy. A diferencia de los automóviles modernos, el sistema de radar del Cadillac Cyclone XP-74 Concept no estaba vinculado al sistema de frenos, por lo que no podía frenar por el conductor en caso de colisión inminente. Tan solo indicaba a quien estaba a los mandos que debería de frenar si no quería tener que sustituir el frontal al completo. También había altavoces externos para avisar a los viandantes.

Los diseñadores equiparon al Cadillac Cyclone XP-74 Concept un dosel acristalado abatible que podía esconderse en el maletero, descansando sobre una bolsa de aire cuando no fuese necesario. La parte superior estaba recubierta de plata vaporizada para desviar los rayos del sol, y las puertas correderas se accionaban con solo presionar un botón, lo que permitía una fácil apertura y una entrada más accesible. El rectángulo en la puerta era un compartimento para permitir la interacción externa sin abrir la parte superior.

A tenor de lo que pueda parecer, no hay motor a reacción bajo el capó. De hecho, estaba equipado con un bloque V8 de 390 pulgadas cúbicas (6,4 litros) montado en la parte delantera. Generaba 330 CV y 583 Nm desde tan solo 3.100 rpm. Todo ello se transmitía a través de una caja de cambios automática Hydramatic de cuatro velocidades a todas las ruedas. Las salidas de escape, curiosamente, estaban ubicadas delante de las ruedas directrices.

Lamentablemente, la visión de Earl y Mitchell nunca se hizo realidad con el Cadillac Cyclon XP-74 Concept, pero buena parte del prototipo encontró su camino hacia la producción en masa. Fue el broche de la increíble carrera de Earl, durante la cual unió las nociones de la forma y función en un solo conjunto. Este enfoque sigue siendo necesario para los fabricantes actuales, lo que demuestra que la visión del diseñador estadounidense estaba adelantada a su tiempo.

Fuente: Jalopnik

Galería de fotos:

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta