Hoy en día todo se recicla, se transforma, se mantiene cambiante y se hace muy necesario con la cantidad de residuos que se crean cada minuto, generamos 3 millones de toneladas al día. Y con todo eso, no es de extrañar que se busquen nuevas formas de utilizar vehículos como los que traemos a continuación, ya sea por darles un nuevo uso como para añadir un valor añadido al que ya tiene.

Desde salón para relajarse y tomar un té, hasta sala de sauna, casa y cine hasta escritorio, restarante e incluso pizzería con horno incluido. Estos camiones y autobuses se han “dejado hacer” cambios en sus estructuras y han terminado como los que vemos, no te lo pierdas esta lista de los 11 más curiosos.

1. Nieve, vodka y sauna ¡estás en Rusia!

Este entrañable ruso hizo de su camión un lugar de relajación para entrar el calor durante los fríos inviernos del país. Para ello construyó una sauna ideal para quitar tensiones mientras se toma un chupito de vodka al más estereotipado estilo ruso.

Curiosamente, este camión Zil del 1976 fue utilizado por el ejército, pasado que oculta tras una pegatina enorme situada encima de los listones de madera cual sauna que es. ¿De dónde saca el calor para calentar el habitáculo? Muy fácil, cuenta con una caldera a carbón que calienta el agua de la sala. Una vez calentito no queda otra que lanzarse a la nieve y disfrutar del cambio de temperatura sin resfriarse demasiado.

Ver galeria (4 fotos)

2. ¿Te apetece una pizza?

Este no siempre fue en un camión, de hecho en un principio fue tan solo un contenedor. Su creador le añadió cuatro ruedas, una cocina y dos grandes puertas de cristal para abrir al público. Y ¡voilà! Tienes una pizzería móvil para ofrecer tu comida tan lejos como las carreteras te permitan, lugar que el propietario va avisando a través de Twitter.

El dueño, Jon Darsky, tomó un contenedor transatlántico de más de seis metros de longitud y lo remodeló con un resultado tan espectacular como el que se puede observar en la imagen. Con un coste de 150.000 euros en los que se incluye el horno de leña en que se hacen las margaritas en pocos minutos a 485 grados.

3. La casa de las muñecas tamaño real

Si la pizzería ya era sorprendente, este camión convertido en hotel victoriano lo es mucho más. La familia escocesa que lo creó quería modificar un camión para convertirlo en complejo vacacional en la naturaleza. El vehículo elegido fue un camión de bomberos del ejército, un Commer Q4 del año 1954.

En total invirtieron 3.800 euros en el vehículo que solo había hecho 8.000 kilometros pero que era extremadamente lento. Se movía a 22 km/h y el nuevo dueño pasó dos días viajando desde el lugar de la compra hasta el punto final, gastando 800 euros más en combustible.

Unos cuantos apaños más como el mobiliario, la estufa y la cubierta de lona con ventanas, y ya estaba listo para hospedar a los huéspedes. Como inconveniente se da que no hay agua corriente y la electricidad viene de paneles solares a un coste de 780 euros por semana, pero parece ser que tienen mucha demanda.

Ver galeria (12 fotos)

4. Súbete al bus a comer

Pasando a los autobuses con otras pretensiones de ser tan solo vehículos de transporte, llega la “cena en la carretera”. Un restaurante inaugurado en Bélgica equipado con una cocina profesional sin quitar la parte del conductor para que el autobús se dirija allí donde el cliente desee.

En total pueden disfrutar de una cena en movimiento, 16 personas, pensado tanto para eventos familiares especiales como cenas entre amigos o hasta comidas de empresa. En busca de una sostenibilidad, el vehículo permite 25% de ahorro de combustible y que sus creadores esperan convertir en un furgón eléctrico en 2020.

5. Mi casa, un autobús escolar

Este estudiante de arquitectura llamado Hank también vio el potencial que tienen los autobuses de ser algo más que meros vehículos de transporte. Construyó como proyecto final de su carrera este autobús con un diseño espectacular. En 21 metros cuadrados, creó una casa rodante con la que viajar con amigos y lo pintó de azul en el exterior para diferenciarlo de los autobuses escolares típicos estadounidenses.

Con un mobiliario de madera y un suelo de gimnasio logra un resultado como si de una casa nueva se tratase, con zonas diferenciadas para el conductor, el cuarto de baño, la cocina, la sala de estar y el “dormitorio” o zona de reposo. Además, logró privacidad colocando unos aislantes traslúcidos que se fijan con imágenes y añadió dos claraboyas para ganar luz natural.

Ver galeria (8 fotos)

6. Un bus puede ser una sala de estudio

A veces no tienen por qué ser autobuses enteros y basta con aprovechar una pequeña parte de lo que su material nos brinda una vez ya ha dejado de ser útil para lo que en un principio se pensó. Este húngaro aprovechó un bus Ikarus para crear una “cabina” escritorio en la cual evadirse de todo el ruido y trabajar.

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta