Conducir una motocicleta conlleva un riesgo muy superior al de un coche, por muy buen piloto que uno sea. Poco a poco, la seguridad para los moteros ha ido incrementándose hasta el punto de que ya existe equipación con airbags inteligentes. Y aunque este avanzado sistema ha estado disponible comercialmente desde hace unos años, la industria aún no había visto una configuración desarrollada tanto para competir, como para las calles asfaltadas o las pistas de tierra. Para ello llegó Alpinestars con su gama de chalecos Tech-Air.

Alpinestars es una compañía especializada en la fabricación de equipos de protección y de alto rendimiento en la industria del motor. Cuando fue fundada por Sante Mazzarolo en 1963, lo que primero hizo fue diseñar botas de esquí y de senderismo, pero pronto centró su atención en el calzado de motocross y las carreras. En la década de los 90 se expandieron gradualmente a más ramas del vestuario del motociclista, incluidos trajes completos de cuero, chaquetas y guantes. En la actualidad, la gran mayoría de los pilotos de MotoGP y Motocross usan sus productos.

Si eres un seguidor de las competiciones de motor de dos ruedas, es más que probable que ya estés familiarizado con la tecnología Tech-Air de la compañía, el airbag portátil completamente autónomo que ofrece protección completa para la parte superior del cuerpo. Esencialmente, es un chaleco salvavidas para conductores de motocicletas que brinda “la cobertura más completa de todos las airbags disponibles actualmente”. De hecho, en los premios CES Asia Innovations Awards de 2017 en , Alpinestars fue galardonada en la categoría “Wearable.

Para 2020, el fabricante italiano ha añadido a su gama el Tech-Air 5, prácticamente compatible con cualquier chaqueta con al menos cuatro centímetros de espacio alrededor de la circunferencia del pecho del usuario. Alpinestars afirma que “aporta una protección incomparable para la parte superior del cuerpo, manteniendo a los motociclistas seguros al cubrir de manera única los hombros, el pecho, las costillas y la espalda al completo, minimizando de manera efectiva y eficiente el riesgo de que sufra lesiones en los hombros y la clavícula”.

Por otro lado, el chaleco el Tech-Air Off-Road no es un chaleco normal y corriente para un motero aficionado a ensuciarse de barro. Este dispositivo queda integrado en una superficie de base textil a la que se añade resistencia con una armadura Bionic Pro v2 en el pecho, los codos, los hombros y la columna vertebral. Al igual que los previos sistemas Tech-Air de la compañía, el nuevo modelo ha sido probado exhaustivamente por varios pilotos del Rally-Dakar, de la MotoGP y del Campeonato Mundial de Superbikes (WSBK), antes de que la versión de producción estuviera disponible para el gran público.

La versión preparada para ser ensuciada ya ha sido utilizada y desarrollada por una gran cantidad de competidores ganadores, incluidos los equipos de fábrica Honda y KTM Red Bull. Al recibir datos de un conjunto de giroscopios, acelerómetros y otros sensores a bordo, el sistema Tech-Air Off-Road se estructura en un complejo algoritmo de detección de choques desarrollado solo para su uso fuera de la carretera, involucrando algunas variables más que las plataformas destinadas a las carretera o la pista de carreras, que no es que sean pocas precisamente.

El algoritmo de detección se desarrolló utilizando los datos de millones de kilómetros y de miles de accidentes, junto con los comentarios recibidos de los mejores pilotos y clientes habituales de la compañía. Su inteligencia artificial (IA) se actualiza y mejora continuamente para garantizar la máxima eficiencia en caso de accidente. El sistema electrónico consta de seis sensores (tres acelerómetros y tres giroscopios) que retroalimentan la información. Si ocurre un accidente desafortunado, el airbag tardará en inflarse al completo de 20 a 40 milisegundos.

El sistema electrónico Tech-Air 5 y Off-Road de Alpinestars funciona con una batería de iones de litio que lo mantiene en funcionamiento durante 30 horas de conducción con una sola carga. Un cargador de tipo micro USB permite una recarga rápida, fácil y conveniente, mientras que la vida útil de la misma se puede controlar a través de una pantalla LED integrada. El estado operativo del sistema y un análisis de viaje con la ruta trazada también es visible descargando la aplicación “Tech-Air” compatible con Bluetooth, manteniendo a la IA del sistema actualizada.

La absorción de impactos con el airbag da como resultado una disminución de la fuerza del golpe de hasta un 95 % en comparación con un protector pasivo. En otras palabras, ofrece la misma protección de 18 espalderas. Teniendo en cuenta que, cuando caemos al suelo, podemos hacerlo con unas fuerzas G de varias decenas, es increíblemente importante que haya algo que amortigüe el golpe. ¿Lo parte mala? Que solo tiene un uso. ¿La parte buena? Por la mitad de lo que cuesta uno nuevo te lo miran en la casa y te lo reparan para poder tenerlo listo de nuevo.

Fuente: Alpinestars

Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta