La casa de subastas Silverstone Auctions está preparada para poner en venta una serie de coches raros, originales, elegantes y sofisticados. Estarán en el British Marques del 11 de mayo en Heythrop Park. La oferta se compone de automóviles clásicos británicos con un bajo kilometraje (menos de 16.000 km).

Destacan un Jensen Interceptor III de 1975 y un Jaguar MKII 3.8 con sistema Overdrive y caja de cambios manual de 1962. Continuando con la temática inglesa, se exhibirá uno de los seis ejemplares del Allard Earls Court de 1956, y un Railton F29 de 1989, de los que tan solo se fabricaron dos unidades.

El Jensen Interceptor MKIII de 1975 apenas roza los 15.000 kilómetros tan y solo ha tenido tres propietarios. Un coche que ya está listo para que los oferentes agiten sus paletas por el mejor precio. Es probable que este coche sea la mejor oportunidad de asegurar un bajo kilometraje y un bajo nivel de propiedad y de un Jensen Interceptor nunca restaurado. Suministrado nuevo en abril de 1975 en un viejo blanco inglés con un interior de cuero rojo, el vendedor actual le regaló el automóvil su padre.

El coche siempre ha sido guardado bajo una climatología seca (reseñable teniendo en cuenta de dónde viene), nunca ha requerido de ningún trabajo importante y, recientemente, ha sido tratado por un especialista de marcas de gran prestigio. Este Interceptor representa una oportunidad única de poseer un ejemplar con todos sus acabados originales de fábrica intactos, que incluyen el capó acanalado, salpicadero en madera de nogal y un añejo sistema de audio.

El Interceptor viene con su kit de herramientas original, una carpeta del historial con documentos originales, el manual de fábrica, gran cantidad de facturas y el documento de la inspección técnica de vehículos de Reino Unido que corrobora el kilometraje indicado. Si eres un entusiasta de Jensen Interceptor o conoces a alguien que esté interesado, se estima que su precio alcance entre las 60.000 y 70.000 libras, de 70.000 a 80.000 euros al cambio.

Para todos los amantes de Jaguar, el MKII 3.8 es un verdadero clásico. El hecho de que el ejemplar subastado tenga solo 14.041 kilómetros en el odómetro, hace que este felino de 1962 con cambio manual y sistema overdrive sea aún más especial. El automóvil en cuestión tiene una historia considerable, ya que comenzó su vida hace 57 años y se usó como un “coche de fin de semana” antes de que el propietario falleciera, dejando a su esposa para cuidar de él.

En la década de los 80, un afortunado vecino aprovechó la oportunidad para comprar el Jaguar antes de venderlo unos pocos años más tarde al vendedor actual, que lo había comprado para su padre. Bellamente presentado en bronce opalescente con un habitáculo de cuero color crema y con ruedas de alambre cromado, estos coches han estado almacenados durante una buena parte de su tiempo.

Muy bien conservado, con un satisfactorio clic al cerrar las puertas, este Jaguar MKII 3.8 ha sido mantenido por especialistas de la marca. Está acompañado de todos los documentos originales, manuales, kit de herramientas y el artículo de Classic Cars donde aparece publicado. Realmente es una maravillosa oportunidad de adquirir un Jaguar clásico en tales condiciones. Con este bajo kilometraje, el precio de venta estimado es de 45.000 a 55.000 libras, de 52.000 a 64.000 euros, aproximadamente.

El Allard Earls Court MKII de 1956 fue presentado como prototipo en Palm Beach ese mismo año, y fue muy aclamado. Pero el programa no generó suficientes pedidos y solo seis de estos coches fueron producidos, por lo que es muy raro cruzarse con otro. Este prototipo se convirtió en el escaparate de Allard, antes de que finalmente fue guardado en 1976 por Peter Hemsworth. Posteriormente, fue comprado por Alan y Lloyd Allard, hijo y nieto de Sydney Allard (creador de la máquina), quienes se dedicaron a restaurar el coche al completo.

El Allard Earlsd Court fue exhibido en el NEC Classic Car Show de 2014. También se mostró en un artículo de siete páginas que incluía una prueba de manejo en el número de enero de 2015 de la revista Octane. Este es un Allard de gran envergadura, ofrecido con un fascinante archivo histórico que ha permanecido intacto desde que fuese creado hace más de medio siglo. Su precio estimado es de 75.000 a 95.000 libras, de 87.000 a 98.000 euros. Si se me permite la comparación, su estilo me recuerda al Ferrari 250 GT California Spider con un poco de AC Ace (base del icónico Shelby Cobra).

Pero para quien busque algo realmente único, extremadamente limitado y ultra exclusivo, está el Railton F29 Claremont de 1989. Fue una creación de William Towns, diseñador del Aston Martin DBS V8 (1967-1972) y la berlina Lagonda (1976-1990). Uno de los dos producidos y basado en el tren de rodaje del Jaguar XJS V12, su carrocería de aluminio producido por la recién formada Railton Motor Company, destila una apreciable elegancia, aunque puede resultar más o menos atractivo visualmente.

Con un precio de 105.000 libras (121.750 euros) nuevo en 1991, este Claremont permaneció en posesión de William Towns hasta después de su muerte en 1993. El vendedor actual es dueño del coche desde 2006, formando parte de una importante colección privada. Ha cubierto apenas 22.000 km desde 1989. Se ha mantenido con cariño y está acompañao de un interesante archivo histórico que contiene informes de pruebas en carretera, artículos de revistas y folletos de venta. Su precio de venta se prevé entre las 60.000 y 70.000 libras, unos 70.000 – 80.000 euros al cambio.

“La venta en el British Marques tiene algunos coches realmente importantes, con una historia muy interesante de la industria automovilística británica”, comentó Arwel Richards, Director de subastas de la venta de Heythrop. “Estamos encantados de ofrecer estas cuatro máquinas entre nuestros lotes el 11  de mayo, lo que indudablemente generará mucho interés”, añadió.

Fuente: Silverstone Auctions

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta