Cuando una persona mira una cara, se enciende una parte especial de su cerebro (del tamaño de una cereza). Ahora, los científicos han descubierto que esa zona no se limita a procesar caras, como algunos expertos mantenían, sino que viene a ser una especie de centro general de conocimientos para el reconocimiento visual. Los neurocientíficos han establecido que esta región, llamada área fusiforme facial (FFA) y que se localiza en el lóbulo temporal, es responsable de una forma particularmente eficaz de reconocimiento visual.

Faltaba por saber si esa zona está pensada solo para reconocer cosas muy importantes para un humano (como las caras) o si se trata de un mecanismo más general que permite reconocer rápidamente los objetos con los que trabajamos a menudo.

¿Y a cuénto de qué te soltamos este rollo en una página de coches? Pues porque hace unas semanas se publicó un estudio de un equipo de investigadores de Vanderbilt. Decidieron registrar la actividad en los FFAs de un grupo de aficionados al automóvil, usando la resonancia magnética más potente disponible para uso humano. Y… ¡sorpresa! No encontraron ni rastro de un área especial dedicada exclusivamente al reconocimiento facial. En su lugar, se encontraron con que la FFA de los expertos en coches respondía igual de fuerte a las fotos de las caras y los dos autos.

“No podemos decir que los mismos grupos de neuronas procesan ambas imágenes, caras y objetos, pero ahora hemos mapeado el área en detalle suficiente para descartar la posibilidad de un espacio dedicado exclusivamente al reconocimiento facial”, dijo Rankin McGugin, que llevó a cabo esta investigación como parte de su tesis doctoral.

Este descubrimiento podría ayudar a los científicos a mejorar los tratamientos para las personas que tienen dificultad para reconocer caras, como los autistas. Además, la identificación de las bases neuronales de las diferencias individuales en el aprendizaje de las habilidades visuales es un paso importante para el mapeo de la química del cerebro implicada en el aprendizaje pueden eventualmente conducir al desarrollo de medicamentos que hacen más fácil para las personas a adquirir diferentes tipos de experiencia visual.

Las personas utilizan un esquema de identificación por partes que se centra en las partes del objeto. Pero los expertos, para las caras o los automóviles, utilizan un enfoque más global que es extremadamente rápido y mejora su rendimiento en tareas de reconocimiento.

Los científicos señalan que la experiencia visual puede ser más la norma que la excepción: “Ayuda a que el médico lea los rayos X, el ornitólogo identifique  aves o jugar al ajedrez, o nosotros reconozcamos la anatomía del cerebro” asegura McGugin. No solo eso. Se ha descubierto además que las personas que son mejores reconociendo un tema también deberías ser mejores aprendiendo otro. En un estudio reciente, quienes mejor identificaban objetos en los que estaban interesados ​​también eran mejores en la identificación de rostros.

Vía: Vanderbilt University
Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences

2 COMENTARIOS

  1. Qué información más curiosa e interesante. Nos gusta que la ciencia también tengaun espacio reservado en los blogs de motor 😉

Deja una respuesta