A principios de mes de octubre, durante la presentación de los presupuestos de la Dirección General de Tráfico (DGT), nos enterábamos de que para María Seguí “los radares fijos están pasados“. En absoluto esto supone que lleguen las “carreteras sin ley”. En lugar de controlar las autovías, los radares estarán en carreteras secundarias.

Parece lógico, ya que en este tipo de vías se produce el 60% de todas las víctimas mortales en accidentes de tráfico el año pasado, 1.301 personas. De hecho, esta semana Tráfico está llevando a cabo una campaña de sensibilización sobre la necesidad de respetar los límites de velocidad en estas carreteras. Y en breve comenzarán a actuar en esas carreteras unos nuevos radares que puede realizar funciones como radar fijo o desde un vehículo parado.

La noticia la ha desvelado Europa Press, que ha tenido acceso a los pliegos de licitación del concurso que la DGT  ha abierto un concurso. Tienen 1,1 millones de euros, para hacerse con 16 nuevos radares capaces de controlar la velocidad de los coches tanto desde una instalación fija como desde un vehículo parado, por lo que podrán usarse como radares móviles.

imagen DGT Pegasus

Estos nuevos radares se sumarán a los 850 existentes (de los cuales 550 son de la DGT) y a los 250 radares móviles que tiene la Guardia Civil. En Cataluña y País Vasco, que tienen transferida la competencia de la gestión de tráfico, hay en marcha unos 240 y otros 60, respectivamente. Cumplen la función de fijo y móvil en función de donde estén colocados, y cada unidad costará 72.016 euros. Son radares de láser barrera, formados por el propio radar, las cámaras para hacer la foto al infractor y el ordenador para tramitar la denuncia.

Tecnología no les falta, puesto que podrán operar de forma manual o automática, pero además sacarán dos fotos, una de la matricula del coche y otra del entorno. Además podrán sacar fotos en los dos carriles con una gran precisión (margen de error del 1%).

Este precio incluye tanto el radar en sí, como las cámaras digitales que se usan para hacer la foto del infractor y el ordenador para tramitar la denuncia. Los radares podrán operar de forma automática o manual y realizarán dos fotos por cada infracción: una de la matrícula y otra panorámica del lugar de infracción. Además, podrán detectar infracciones tanto en uno como en dos carriles, con una enorme precisión (su margen de error es de apenas el 1%).

Además, la DGT ha sacado a concurso otro servicio, valorado en 2,7 millones de euros, para el mantenimiento y soporte del sistema informático por el que se tramitan las multas de tráfico, con el objetivo de «optimizar los tiempos de resolución, incrementar la información asociada a los expedientes o ampliar y mejorar los canales de comunicación de los interesados». Tráfico también ha abierto otro concurso para contratar un servicio de análisis cuantitativo de drogas en muestras de fluido oral a conductores, valorado en 1,4 millones de euros.

Fuente: Europa Press

2 COMENTARIOS

  1. DEDICAR MAS DINERO A EDUCACION Y SANIDAD Y MENOS PARA PAGAR estos artilugios. luego te ponen una multa, en ciertos casos imaginaria, no puedes recurrir porque es tu palabra contra la del agente de turno y tienes que pagar por algo que no has hecho

  2. Creo que antes deverian acondicinar los limites de velocidad a cada tipo de via, es vergonzozo que en autovia aya tramos de ochenta y cien ,km/h,antes de montar los radares deverian acondicionar dichas autovias, sin contar las grandes ciudades asta cuatro carriles y limites de ochenta.
    Ponga las vias en condiciones y cuando esten acondicionadas entonces multe a quien sobre pase los limites permitidos.En autovias entramos discos de aconsejable un limite de velocidad inferior.
    Es vergozozo poner limites a cien y cuesta arriba, si sele pisa a un coche es para que suba desaogado ni tampoco siento secenta

Deja una respuesta