Según pasan los años los coches parecer tener menos conexión con sus pilotos; todo demasiado filtrado. El mundo cada vez está menos interesado en el mundo del motor, así que, para recuperar el entusiasmo, el diseñador Yi Dong ha creado un novedoso enfoque que mezcla dos perspectivas en la forma de conducir. Así es el Concept Chariot.

Se trata de un ejercicio de diseño, pues no parece que, al menos de momento, sea un producto que vaya a ver la luz como un vehículo real. Esta recreación digital intenta aunar las bondades de un coche con algunas de las sensaciones que ofrece una moto o una cuadriga, donde hay un elevado grado de conexión entre montura y jinete frente al mundo automotriz. El Concept Chariot tiene cuatro ruedas, y ahí se acaban las similitudes con un coche.

Todo en este prototipo llama la atención. Para empezar, no dispone de un frontal propiamente definido. El Concept Chariot tiene forma de “X” con un enorme vacío entre las ruedas, tanto las delanteras como las traseras. Están colocadas en los extremos del coche y, aunque sus proporciones lo hacer parecer un vehículo grande, no lo es. Con 3.315 mm de longitud es 50 cm más corto que un MINI de tres puertas. Su altura es de tan solo 950 mm.

A diferencia de cualquier otro tipo de automóvil, no hay una cabina al uso. El conductor se sienta en la zaga del coche y puede hacerlo de dos formas. Para ir en una posición más cómoda y relajada se adopta una postura vertical, manejando la máquina a través de una pareja de controles manuales. Lo más parecido que se me ocurre ahora mismo son los pods utilizados en Star Wars. Episodio I: La amenaza fantasma.

Cuando el piloto saca su vena más racing puede operar el vehículo de una forma un poco menos convencional aún si cabe. Se inclina hacia delante junto con las manetas laterales, consiguiendo una posición más similar a la de una moto deportiva. Al mismo tiempo, una placa que el conductor lleva en la espalda se extiende hacia fuera y se integra con el resto de la carrocería creando una superficie lisa de no ser por el casco.

Impresionante, ¿verdad? Decir que es algo diferente a cualquier otra cosa que hayamos visto sería quedarse corto. Un servidor se quita el sombrero ante el ingenio de su creador. Ciertamente, el Concept Chariot parece un mix entre una cuadriga, una moto, un coche, e incluso de nave espacial de carreras.

Vía: Autobild

Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta