Un Guardia Civil de Tráfico que, acababa de testificar en un juicio, le pide permiso al Juez para abandonar la sala. El motivo, colaborar en el arresto de la persona que, momentos antes, se había sentado en el banquillo de los acusados por conducir sin carné. El magistrado y el Fiscal de guardia de Pontevedra no se lo podían creer, el hombre al que minutos antes habían sancionado por hacer uso de su vehículo a pesar de tener retirado el permiso, pretendía abandonar los juzgados en coche, conduciendo él mismo. Al sospechoso, cuya identidad no ha trascendido, se le imputan similares cargos a los que fue a juicio esa mañana: conducir estando privado del permiso.

El juzgado de guardia tiene previsto celebrar hoy un nuevo juicio rápido contra este vecino de Pontevedra, reincidente. Fuentes de la Fiscalía confirmaron un repunte en este tipo de situaciones.

Uno de los últimos casos conocidos es el de un hombre que acumula cinco condenas en firme por conducir sin permiso. A la vista de que las penas más comunes para estos tipo de delitos no han surtido los efectos esperados, Juan Jesús S.V, que así se llama el acusado, ha sido condenado a ocho meses de cárcel y el decomiso del coche: “Teniendo en cuenta la recalcitrante actitud del acusado, y visto que la imposición de penas más benignas (…) no hacen mella en su afán delictivo se considera proporcionada la de prisión”, asegura el juez Penal 1 en su sentencia.

Otro de los casos más conocidos, también en tierras gallegas, es el protagonizado por Manuel C.F, quien acumula tres penas en firme por conducir sin carné, y que también tendrá que afrontar una condena de 7 meses de prisión, aunque en su caso el juez no ha creído oportuno el decomiso del automóvil.

Vía: LaVozDeGalicia

1 COMENTARIO

  1. España es diferente en todos los sentidos, somos incorregibles, el sentido común y la ética hace años que se perdió, claro que viendo algunos de los dirigentes que tenemos, sobre todo políticos no es de extrañar.

Deja una respuesta