Desde ayer mismo, la Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha una nueva campaña de control y vigilancia con el objetivo de evitar que los conductores hayan ingerido alguna sustancia estupefaciente o alcohol. Durante esta semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) se encargarán de hacer miles de controles de drogas y de alcohol.

Y no precisamente pocos. Podrán llegar a 25.000 controles preventivos al día hasta el domingo, en cualquier carretera y a cualquier hora del día. Aparte de los que realizará la ATGC en vías interurbanas, hay que sumar también los que realicen las autoridades locales y autonómicas en sus vías competenciales, cortesía de la invitación que han recibido por parte de la DGT. La idea es que nadie se escape huyendo por vías poco transitadas por las fuerzas del orden.

¿Vives en el extranjero o vas a estar fuera del país estos días? No te preocupes, que esta campaña de vigilancia y concienciación traspasa fronteras y, cualquier conductor que viaje por Europa, puede ser requerido por cualquier policía de tráfico para realizar dichas pruebas. Si no puedes mantenerte abstemio, esta semana es un buen momento para intentarlo con más ganas que nunca si vas a coger el coche.

¿A qué viene este despliegue de controles de drogas y alcohol?

De acuerdo con los datos del Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO), alrededor del 25% de todas las muertes en carretera en el Viejo Continente están relacionadas con el alcohol mientras que, aproximadamente, sólo el 1% del total de los kilómetros recorridos son conducidos por personas con 0,5 g/l de alcohol en la sangre o más. Pensemos que, en España, uno de cada cuatro fallecidos en accidentes había ingerido alcohol y, del total, el 74% triplicaba la tasa.

En 2018, más de 95.000 conductores dieron positivo de entre 5 millones testados

Según Pilar del Real, jefa de área de Intervención Estratégica del Observatorio de Seguridad Vial de la DGT, “esta campaña nos permite intensificar no solo los controles, sino también los mensajes de prevención, con la idea de transmitir que cada uno de nosotros podemos actuar como agentes de cambio en nuestro entorno más próximo, y concienciar del peligro que supone conducir habiendo ingerido alcohol o drogas.

La ingestión notoria de alcohol y drogas suele derivar en consecuencias que pueden resultar fatales. Partiendo del supuesto de te han cazado, en el mejor de los casos recibirás una sanción administrativa. Pero también podemos encontrarnos con menos puntos en el carné o ante un delito penal, con retirada de carné y posible pena de cárcel. De acuerdo con los datos de la Fiscalía de Seguridad Vial, en 2017, el 62% de las condenas por delitos viales se produjeron motivadas por conducir bajo los efectos del alcohol y/o las drogas.

Recordatorio de la normativa

Por su parte, el capítulo IV del Título XVII del Código Penal tipifica los delitos contra la seguridad vial y establece las siguientes penas para conducir con exceso de alcohol o bajo la influencia de drogas. El problema del alcohol se soluciona no bebiendo el mismo día que se vaya a conducir, el de drogas es más complejo. Los drogotest identifican la presencia de drogas en el organismo hasta pasados varios días después de la ingesta (más de 15 si eres consumidor habitual) y el único baremo de actuación es positivo o negativo.

Fuente: DGT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta