Ya lo advertíamos en nuestro artículo de los retos de Tesla. La empresa californiana está que se sale en este 2013. Su Tesla Model S vende más que el Audi A8 o el BMW Serie 7 en Estados Unidos y la compañía (y su carismático creador, Elon Musk) necesita nuevos desafíos que la consoliden como la revolución del transporte futuro. Y ese podría ser el proyecto Hyperloop, una especie de tren que alcanza más de 1.200 km/h, lo que permitiría viajar entre Los Ángeles y San Francisco en 30 minutos.

Elon Musk ya había hablado someramente de esta idea, pero fue ayer cuando el fundador de Tesla Motors y de empresas como PayPal o Space X, publicó los planos de la versión Alpha, publicados en Internet a disposicioón de cualquiera. Así lo anunciaba el propio Elon en Twitter:

Según informaba Business Insider, su compañía Space X ha sido la encargada de registrar la patente. ¿Pero de qué se trata? Elon Musk lo define como el primer concepto de creación abierta de un medio de transporte. Sería el quinto medio de transporte, que reúne lo mejor de cada medio y eliminar los aspectos negativos de todos ellos. Así, es rápido como el avión, seguro como el tren… y más barato que cualquier otro medio de transporte, ya que  su funcionamiento es indiferente a cualquier condición atmosférica, puede generar su propia energía, resiste a los terremotos. ¿Cómo es eso posible?

El Hyperloop lo componen varias cápsulas selladas capaces de alojar a 28 pasajeros que circularían propulsadas por aire comprimido en el interior del sistema de tubos con una salidas de Los Ángeles o San Francisco cada 2 minutos (o de 30 segundos en las horas de mayor afluencia de pasajeros), para poder transportar hasta 840 pasajeros a la hora. Las cápsulas en circulación, de 15 toneladas de peso (incluyendo pasajeros y equipaje) estarían separadas unos 37 km y cada cápsula costaría de 1,3 millones de dólares.

Hyperloop Musk capsula

Todo eso suena muy bonito y nos recuerda a aquellos transportes públicos de futuro que en ocasiones parecen más sueños que proyectos realizables. Sin embargo, los planos del Hyperloop definen incluso las medidas de los tubos de acero por los que se viajaría. Tendrían 2,23 metros de diámetro e irían soldados de forma conjunta para permitir la circulación en ambos sentidos. Así ocupan menos espacio y pueden ir sujetos a la misma estructura que los soporta.

El tubo doble estaría recubierto por placas solares para generar energía. La idea es que vayan sustentados sobre pilares de 6 metros de altura, separados entre si por 30 metros de distancia. Esto implica que, entre Los Ángeles y San Francisco, se necesitarían 25.000 pilares.

Hyperloop Musk estructura

A lo largo del sistema de tubos hay que incorporar diversos aceleradores de propulsión. Estos aceleran las cápsulas, que a su vez van impulsadas por un sistema de propulsión de aire, que las mantiene en suspensión dentro del tubo.

El documento (puedes acceder a él en pdf en el link al final del artículo) recoge dos tipos de Hyperloop. Uno para pasajeros y otro mixto (para personas, vehículos y carga). Musk estima que la versión exclusiva de pasajeros podría costar 6.000 millones de dólares. Sí, una cantidad muy importante, pero diez veces menos que el proyecto del tren de alta velocidad de California). Astaría amortizado en 20 años si cada viaje costase (solo ida) 20 dólares.

Hyperloop Musk mapa

Poder realizar el trayecto entre Los Ángeles y San Francisco de unos 600 km, en 35 minutos y por apenas 20 euros suena demasiado bien. Aunque el Hyperloop está pensado para distancias de unos 1.000 km, el trayecto entre ambas ciudades, muy pobladas, parece perfecto. Para el trazado tendrán que aprovechar al máximo los tramos en línea recta, que es cuando pueden alcanzar la velocidad máxima de 1.220 km/h. En las curvas “apenas” puede llegar a 480 km/h ya que si no los pasajeros sufrirían una aceleración superior a los 0,5 G. Como no requiere demasiado espacio, podría seguir el la ruta de infraestructuras ya existentes.

¿Una locura o una genialidad? El proyecto está en pañales, así que todavía es demasiado pronto para saberlo. Eso sí, animan a todo el mundo a colaborar con propuestas que mejoren el proyecto, para lograr hacerlo realidad. Hay mucho trabajo que definir. Desde diseñar estaciones con procesos optimizados de carga y descarga de pasajeros y vehículos, ensayos a escala para demostrar la física y la aerodinámica del Hyperloop, comparativa de coste y beneficio de otras modalidades de propulsión, nuevos mecanismos de control de las cápsulas durante e trayecto… ¡El futuro es tuyo!

Más información: Documento que ha sido colgado en las webs de Tesla Motors y Space X.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta