Así de contundente fue Elon Musk en Twitter, en respuesta a la noticia que recogía el infierno que estaba suponiendo la producción del Tesla Model 3. “La excesiva automatización en Tesla fue un error. Para ser precisos, mi error. Los humanos están infravalorados.”

Según informaba el portal BuzzFeed, Tesla va detener de forma temporal la producción del Model 3 con el fin de auditar los procesos productivos y para encontrar mejoras en el ritmo de producción. Durante este tiempo, que se espera que sea como máximo de cinco días, la mayoría de trabajadores utilizarán este tiempo para irse de vacaciones o para quedarse en casa, sin recibir la paga correspondiente a ese tiempo.

Este año, está siendo una agonía para Elon Musk y todo su equipo en Tesla. Y es que los inversores están viendo con cada vez más escepticismo la capacidad real de la compañía en generar beneficios.

Esto último, adquiere mayores dimensiones cuando medios respetables como Bloomberg o The Economist siguen señalando el grave problema financiero de Tesla. De tal gravedad que hablan incluso de que la quiebra está a la vuelta de la esquina.

Si bien el propio Musk siempre ha desmentido estas afirmaciones, prometiendo incluso que Tesla sería rentable a partir del tercer y cuarto trimestre de 2018, la realidad es que la mayoría de sus predicciones financieras no se han cumplido todavía.

Se esperaba que las ventas del Model 3 sirviesen para paliar la excesiva deuda de la compañía, sin embargo, no se están alcanzando los objetivos previstos de producción.

En esta situación infernal, el avanzado y numeroso uso de procesos automatizados con robots está siendo contraproducente a la hora de cumplir con los pedidos de los clientes.

Visiblemente agotado, Musk relataba en una entrevista que dormía en el suelo de la fábrica y que ni siquiera tenía tiempo de irse a casa y tomarse una ducha.

A todo esto, parece ser que la principal causa en el estrés de Musk proviene de la ineficacia de los robots. En otras palabras, de no haber otorgado mayor autonomía a los humanos en la cadena de producción.

Cabe recordar, que esta afirmación viene del máximo responsable de una empresa que siempre ocupa los primeros puestos en las listas de las compañías más innovadoras del mundo.

Si bien el uso de la tecnología es crucial a la hora de ser competitivo en este periodo conocido como la “Nueva Economía”, infravalorar al capital humano ha resultado ineficaz para grandes protagonistas de la industria como Tesla o Mercedes.

Fuentes: The New York Times, The Economist

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta