359 motoristas fallecieron en nuestras carreteas durante 2018. Hasta el 22 de julio de este año, ya se han contabilizado 147 fallecidos, 36 más que en el mismo intervalo del pasado año. Es el único colectivo vial que ha incrementado la mortalidad en este 2019, un 21% para ser exactos. Con estos datos, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha preparado una serie de medidas que ayuden a reducir estos números.

Serán un total de 17 enfocadas en distintas áreas: educación y formación, comunicación, normativa, seguridad, infraestructura y conocimiento. Si bien los desplazamientos en moto son 17 veces más peligrosos que en coche, ocupan menos espacio, consumen menos, contaminan menos y acortan los tiempos de desplazamiento. Son vehículos prácticos que cada vez son usados más personas, pero los fallecidos también aumentan; en 2014 fueron 287.

Una de las principales novedades será la obligatoriedad de enfundarse los guantes antes de conducir cualquier moto. En primera instancia, esta obligación se hará efectiva en tramos de carretera interurbanos, ya sean carretas convencionales o secundarias, así como en autovías y en autopistas. Más adelante se estudiará si se traslada esta medida a las ciudades, donde también es propenso sufrir un accidente.

Aunque la DGT ha manifestado el uso obligatorio de guantes en vías interurbanas, no ha comunicado a partir de qué fecha se hará efectivo

De acuerdo con la propia DGT, el 72% de los motoristas están a favor de convertir en obligatorio el uso de guantes por su vital importancia a la hora de minimizar las lesiones en caso de accidente. Según el Instituto de Transportes Noruego, los guantes tienen el mayor índice de protección de todo el equipamiento, evitando lesiones en manos y muñecas en la mitad de los casos.

El organismo autónomo que se encarga por velar de nuestra seguridad en las carreteras también ha hecho especial hincapié en el empleo de casco, agravando las sanciones en caso de no usarlo.  Aunque desde la DGT aseguran que los porcentajes de no uso del casco se han reducido de forma notable entre los años 2006 y 2017, todavía hay quien no pilla la idea: de 241 motoristas que perdieron la vida en 2018, 10 no llevaban puesto el casco en el momento del accidente.

En base a ello, el borrador del Plan de medidas contempla la pérdida de cuatro puntos del carné en lugar de los tres actuales por no llevar puesto el casco. Este agravamiento también traerá consecuencias para aquellos que no lleven guantes, sobre todo en carretera. Lo único que no sabemos es el cuándo se harán efectivas estas medidas, pues la DGT no ha dado detalle alguno por el momento.

La Asociación Nacional de Empresas del Sector de las Dos Ruedas (ANESDOR) y la Asociación Mutua Motera también destacan una importante cuestión en la seguridad de los vehículos de dos ruedas: la incorporación del airbag en las motocicletas. Es un elemento que ya está disponible en el mercado por precios que oscilan actualmente entre los 300 y 600 euros, pero que aún necesita de un empujón mediático para que más motoristas apuesten por uno.

Al igual que el casco se popularizó en el mundo de las carreras, se espera que el airbag haga lo propio en la nueva era de la competición. Tráfico también pretende concienciar a los motoristas con respecto a su vulnerabilidad con campañas sobre el uso del resto de elementos de seguridad: calzado, chaqueta y pantalón adecuados, y protecciones de plástico en codos, espalda, hombros y rodillas, entre otros.

El nuevo plan también incluye el facto de más horas obligatorias en el momento de sacarse la licencia de moto. En el caso de querer obtener los permisos AM, A1 y A2, se establecerá, además de las ocho horas comunes, serán obligatorias otras seis más de formación presencial específica de contenidos teóricos, donde se intentará sensibilizar a los futuros conductores de motocicletas de factores de riesgo, técnicas de conducción y la utilización de equipo de protección.

Por último y no menos importante, la DGT se plantea sumar dos puntos extra al carné de conducir a aquellos motoristas que, además, realicen un curso de conducción segura. En el mismo sentido se pretenden implantar nuevos cursos para conductores con permiso B y cursos específicos de seguridad vial para colectivos profesionales motoristas, que serán subvencionados.

Fuente: DGT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta