General Motors hizo público que los vendedores minoristas seleccionados en Estados Unidos han comenzado a aceptar pedidos del Chevrolet Volt 2011, el primer automóvil eléctrico de autonomía extendida de la industria automotriz. Tras su lanzamiento en Estados Unidos, el Volt se pondrá a la venta en los mercados internacionales en 2011, comenzando por Europa y China.

En Estados Unidos, el Volt podrá adquirirse por 41,000 dólares (33,500 netos incluyendo la totalidad del los beneficios fiscales federales, cuyo importe varía entre 0 y 7.500 dólares).

Es tanta la confianza de Chevrolet en el Volt que la marca de Detroit ofrecerá un programa de leasing para el Volt, con pagos muy asequibles (36 mensualidades de 350 dólares con una aportación inicial de 2500 dólares). Se prevé que las entregas de Chevrolet Volts a clientes comenzarán en los próximos meses en los estados de California, Nueva York, Michigan, Connecticut, Texas y Nueva Jersey, y más tarde en la zona de Washington, D.C.; con una producción limitada.

Joel Ewanick, vicepresidente de marketing de GM en Estados Unidos, afirmó: “El Chevrolet Volt será el mejor vehículo de su segmento, porque es un segmento en sí mismo. Ningún otro fabricante ofrece un vehículo eléctrico que se pueda conducir cada día y permita llegar a cualquier sitio en cualquier momento. Y además contará con equipamiento de serie correspondiente a un segmento superior.”

El Chevrolet Volt es el único vehículo eléctrico del mercado capaz de funcionar bajo las más diversas condiciones climáticas y de conducción sin limitaciones y sin que el conductor tenga que preocuparse de que la batería se agote en cualquier momento. Tiene una autonomía superior a los 500 kilómetros y funciona en todo momento mediante alimentación eléctrica.

Durante los 60 primeros kilómetros, el se alimenta exclusivamente de la electricidad acumulada en su batería de ion-litio de 16 KW, sin usar combustible y sin producir emisiones a través del tubo de escape. Cuando la batería llega a un nivel bajo, pasa a funcionar ininterrumpidamente con un motor/generador que amplía la autonomía del vehículo durante otros 450 kilómetros con el depósito lleno.

Dependiendo de la situación de cada propietario de un Volt en Estados Unidos, estos podrán acceder a beneficios fiscales federales de hasta 7.500 dólares, así como a otros beneficios fiscales estatales y locales, según cuál sea su lugar de residencia. Los residentes de algunos estados podrán también contar con la ventaja de utilizar el carril reservado a vehículos de alta ocupación.

El Chevrolet Volt no solo viene equipado con un cable estándar de recarga de 120 voltios (voltaje de corriente utilizado en territorio estadounidense), que permite recargar el Volt directamente en cualquier toma de corriente de un domicilio, sino que, además, los primeros 4.400 compradores tendrán la oportunidad de recibir gratuitamente una estación doméstica de recarga de 240 voltios, con la instalación incluida. Ello forma parte de un programa puesto en marcha por el Departamento de Energía de Estados Unidos para instalar unas 15.000 estaciones de estas características por todo el país.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta