Si aún piensas que todos los coches eléctricos son pequeños y lentos, lo más probable es que no hayas oído hablar del Buckeye Bullet 2.5 o VBB2.5, que alcanzó los 514 km/h, rompiendo el récord mundial de velocidad de este tipo de vehículos.

El automóvil fue construido por un grupo de estudiantes de la Universidad de Ohio llamado “Buckeye Bullet Team”, que ya tenían el récord anterior. El equipo ha estado diseñando coches eléctricos durante casi 10 años, aunque el VBB2.5 es el primero de los que diseñana que funciona exclusivamente con baterías.

bullet3
El Buckeye Bullet 2.5 en acción

Como decíamos, alcanzó una velocidad máxima de 514 km/h, mientras que la velocidad promedio en dos carreras en direcciones opuestas se quedó en 495,13 km/h (es la velocidad que quedará plasmada en el récord oficial, para anular posibles ayudas del viento o la pendiente, dado que estos intentos de récords de velocidad suelen realizarse en desiertos sañinos).

El récord todavía debe ser certificado para convertirse en oficial. Para conseguirlo han empleado baterías de la compañía 123 System, muy conocida por ser una empresa puntera del sector que investiga para fabricar baterías de última generación que permiten hazañas como la del VBB2.5. Pero los diseñadores no han quedado del todo satisfechos y ya están preparando el modelo VBB3, con el que dicen van a superar los límites hasta unos niveles que sorprenderá a los más optimistas. Esperaremos ansiosos que vuelvan a intentarlo.

La sensación de cruzar un desierto de sal a una velocidad que no consiguen ni los Fórmula 1 de competición, sin ruidos de motores o reactores rugiendo a tu espalda, debe ser más que especial. Lógicamente, no podrás montarte jamás en él para ir a comprar el pan, pero con estas pruebas se gana experiencia tecnológica para fomentar el desarrollo de modelos basados en la electricidad como fuente de energía.

Fotos

Ver galeria (4 fotos)

1 COMENTARIO

  1. Siempre he pensado en los locos que hacen estas pruebas (creo que es envidia). Muy buen artículo, cada vez falta menos para llegar a “realidades” eléctricas…

Deja una respuesta