Algunos días en que uno se dedica a buscar noticias curiosas son realmente productivos. Hoy nos hemos encontrado, en una compra-venta americana, un coche que jamás habíamos visto, un ¡Messerschmitt KR175 de 1954! Piden por él 25.950 dólares (unos 19.000 euros, al cambio de hoy). Salvando las dificultades para traerlo a España (ellos te ayudan con los papeles y el envío, aseguran), puede ser una inversión interesante, ya que sólo se fabricaron 15.000.

El “coche burbuja“, como también era conocido, fue el primer vehículo construido por el fabricante alemán de aviones Messerschmitt, tras su acuerdo con Fritz Fend para desarrollar vehículos con motor pequeño. Se fabricó entre 1953 y 1955, unas 15.000 unidades, como decíamos, antes de que lo reemplazasen por el KR200 Messerschmitt en 1956.

KR significa Kabinenroller “scooter de cabina” y el nombre de Messerschmitt y la insignia que montaba el coche era una empresa independiente, se creaó para fabricar y comercializar el vehículo. Los primeros KR175 que fueron construidos tuvieron bastantes problemas, así que hubo que hacer 70 modificaciones de diseño entre el comienzo de la producción en febrero de 1953 y junio del mismo año.

La plataforma Kabinenroller era muy llamativa: Una carrocería muy estrecha, una cubierta transparente en forma de burbuja de acrílico y una posición de conducción extremadamente baja eran las características principales. Esta forma obligó a montar asientos en tándem, lo que también permitió que el cuerpo de forma cónica, como el fuselaje de un avión.

Al KR175 se accede a través de una puerta con bisagras en el lado derecho del vehículo. La burbuja cubre completamente la cabina, y sólo tiene los recortes de los marcos de ventanas en los laterales. También un pequeño parabrisas, de vidrio plano, en la parte delantera y los limpiaparabrisas hay que accionarlos manualmente.

¿Datos técnicos? El Messerschmitt KR175 funciona con un propulsor de 173 cc Fichtel & Sachs refrigerado por aire. Es un motor monocilíndrico de dos tiempos, colocado delante de la rueda trasera, justo detrás del asiento del pasajero. Cuenta con cuatro velocidades, pero no tiene marcha atrás. Se dirige con un manillar de acero tubular. La barra de dirección se conecta directamente a las barras de control de las ruedas delanteras, proporcionando “una respuesta muy directa”, según afirman en Wikipedia. El acelerador está en el manillar izquierdo y el pedal del freno es el único pedal que puede verse en el coche.

Fuente y fotos: Beverly Hills Car Club

Ver galeria (16 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta