Está claro que la tecnología avanza a pasos agigantados y que en el sector del motor cada vez es más la información que se quiere ofrecer a los conductores para que puedan conducir con precaución y anticipación al peligro.

Por ello las mentes del MIT (massachusetts institute of technology) están desarrollando tecnologías que aporten información y seguridad a los vehículos del futuro. El último avance es el robot conocido como AIDA que tiene como propósito servir de enlace entre el conductor, el coche y lo que hay afuera.

AIDA va montada en el salpicadero del automóvil, y se encarga de evaluar el estado del tráfico y la situación de los otros coches y a partir de esos datos, hacernos recomendaciones.

AIDA se encarga pues de hacer más amigable la recepción de información durante la conducción, ya que se quiere transmitir la información de manera más amigable y no tan impersonal como las máquinas GPS actuales.

La diferencia con un navegador GPS u ordenador de a bordo es que AIDA incorpora aspectos sociales, pudiendo parpadear, sonreír o mostrar en su rostro señales de alerta.

Sin duda para los asiduos a la carretera será un fiel copiloto que no te pedirá nada y te ofrecerá mucho, por lo pronto te transmitirá la información más importante de otra manera y te hará sentir algo más cerca que un GPS al uso.

Vía | MIT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta