El Consejo de Ministros ha decidido eliminar el límite de velocidad de los 110 km/h y permitir que vuelva a circularse por las autopistas y autovías a una velocidad máxima de 120 km/h a partir del próximo 1 de julio.

La medida del recorte de velocidad fue aprobada por el Gobierno el pasado 25 de febrero, para combatir el incremento del precio del petróleo, aunque no entró en vigor hasta el 7 de marzo. Ya entonces, se dijo que se trataba de una decisión transitoria y, en principio, que sólo se iba a aplicar hasta el 30 de junio.

El Ejecutivo estima que, con esta decisión, se han ahorrado 200 millones de euros, gracias al menor consumo de combustible durante los meses de abril y marzo. En concreto, el consumo de gasolina se redujo un 8%, mientras que el de gasóleo se ha reducido un 5%.

Además, el hecho de haber tenido que circular más despacio ha hecho que las multas de tráfico por radares fijo se hayan reducido un 47%; y los accidentes de tráfico, un 15,5%, lo que no ha evitado que 397 personas se hayan dejado la vida en las carreteras entre el 7 de marzo y el 20 de junio.

Cuando el Ejecutivo tomó la decisión de recortar el límite de velocidad, el petróleo estaba en plena espiral ascendente, debido a los disturbios del norte de África, que le llevaron a tocar los 120 dólares.

Desde entonces, las tensiones se han calmado y el barril de petróleo Brent, referencia en Europa, cotiza en torno a los 105 dólares; mientras que el estadounidense Texas se mueve alrededor de los 95 dólares.

De hecho, el vicepresidente del Gobierno, Alfredo pérez Rubalcaba, ha explicado que la decisión de retomar los 120 km/h responde, precisamente, a la vuelta a la normalidad el crudo y ha adelantado que prevé que éste siga recortando su precio.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta