El Gobierno estudia la posibilidad de unificar el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, conocido como impuesto de circulación y competencia de los ayuntamientos. La idea es que el importe de este gravamen sea el mismo el mismo en todos los municipios de España.

La pista ha llegado en unas declaraciones a La Tribuna de Automoción de la subdirectora general de Calidad del Aire y Medio Ambiente Industrial, Maj-Britt Larca. También ha explicado que el grupo de trabajo constituido para la reforma del impuesto de circulación está estudiando modificarlo y que podría presentarse la propuesta a finales de este año. Eso sí, también advirtió de que el trámite es muy largo,  lo que podría dificultar la entrada en vigor del cambio fiscal a principios de 2014, tal y como estaba previsto.

La intención del Ejecutivo es vincular este gravamen a las normas Euro sobre emisiones contaminantes, con lo que pagarían más los coches que más contaminen. Actualmente se aplica en función de los caballos fiscales de cada vehículo (dependiendo básicamente de la cilindrada). Aunque la base es la misma para todos, hay grandes diferencias entre distintos municipios, pues los ayuntamientos pueden fijar un coeficiente variable para el cálculo del gravamen.

Pegatinas históricas del impuesto de circulación (el origen de la palabra "viñeta")
Pegatinas históricas del impuesto de circulación (el origen de la palabra “viñeta”)

El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, conocido en algunos lugares como viñeta, grava la titularidad de los vehículos de tracción mecánica, aptos para circular por las vías públicas con independencia de su clase y categoría. El impuesto se exige de acuerdo con un cuadro de tarifas que asigna a cada tipo de vehículos una cantidad mínima a pagar en función de alguno de los siguientes factores, la potencia fiscal del vehículo, el número de plazas, la capacidad de carga y la cilindrada.

La regulación de este impuesto se encuentra en el Texto Refundido de la Ley reguladora de las Haciendas Locales (Real Decreto Legislativo 2/2004 de 5 de marzo). En cambio, los ayuntamientos pueden incrementar las cuotas establecidas en la tabla antes mencionada con un coeficiente máximo de 2, independientemente de la población del municipio, según establece el artículo 95.4 de la Ley reguladora de las Hacienda Locales.

La intención del Gobierno es romper con las amplias diferencias de gravamen que presenta este impuesto en los distintos municipios, lo que inspira todo tipo de argucias entre los ciudadanos para pagar menos por el uso de sus vehículos. La más conocida es de los gerentes de flotas lo paguen allí donde más barato es, lo que crea unas disfunciones enormes, con municipios diminutos con miles de coches registrados.

Fuente: La Tribuna de Automoción
Imagen: Club Dodge España

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta