“Yo aprecio la belleza y voy un poco más allá, apreciando la belleza de un coche desde el momento en el que lo siento como una expresión de amor”, declara Edward Smith, un ciudadano británico que ha confesado, eso dice, haber mantenido relaciones sexuales con más de 1.000 vehículos, a una entrevista al diario The Telegraph.

Está loco, dirán algunos, y efectivamente lo está, aunque él lo define de otra manera: “Quizás estoy un poco desfasado, pero siento algo maravilloso cuando veo películas como Herbie o Knight Rider, donde los coches se hacen adorables y achuchables. Soy un romántico. Escribo poesías sobre coches, les canto y hablo con ellos como si fueran mis novias. Sé perfectamente lo que está en mi corazón y no tengo ninguna intención de cambia. No estoy loco y no hago daño a nadie, simplemente los coches son mi preferencia en la vida”.

Edward Smith asegura haber perdido la “virginidad” con un automóvil a la temprana edad de 15 años. Desde entonces centenares de vehículos, de todas las marcas y todos los tipos y en temporadas más o menos cortas han “disfrutado” de su pasión, hasta llegar al Vanilla, su “novia” actual.

Fue precisamente otro escarabajo el que más huella dejó en este ciudadano británico. Asegura que con él pasó cinco años inolvidables, aunque reconoce haber tenido sus escarceos con otros vehículos estacionados en garajes y aparcamientos públicos. Por cierto, ¿conocerá el futuro Herbie?

Sin embargo su relación sexual más intensa fue, asegura, con un helicóptero en los años 80. Nada comparado con sus novias de juventud. Tampoco con la última mujer con la que tuvo algún tipo de contacto físico, pero con la que nunca llegó a consumar. Y es que Edward Smith asegura que jamás se ha sentido atraído por un hombre o una mujer. Lo suyo es un amor de cuatro ruedas.

Vía: Telegraph

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta