España, años 70. El franquismo agota sus últimos años en el poder mientras que el país comienza a soñar con la democracia. Con el debate político en plena efervescencia, la actualidad se ve azotada por un acontecimiento prodigioso. Arturo Estévez Varela, un ingeniero extremeño del Valle de la Serena, ocupa la primera plana informativa con un invento que promete revolucionar la industria de la automoción en todo el mundo. Se trata del motor de agua, un propulsor que funciona con el líquido elemento y que supuso un primer paso en la tecnología con hidrógeno.

Estévez Varela realizó varias demostraciones prácticas a bordo de una motocicleta, en presencia de los medios de comunicación, con la que llegó a recorrer varios kilómetros. Su nombre empezó a ser conocido en todo el país y a pesar de que contaba con el apoyo de colegas de renombre, el proyecto nunca llegó a su comercialización. ¿Por qué? Hay teorías para todos los gustos.

La conspiranoica: Presionado por la industria del petróleo, el gobierno franquista condena el invento al ostracismo, tras un informe manipulado de la escuela de ingenieros donde se tilda la propuesta de Estévez Varela de superchería imposible de llevar a la práctica. “Ya se ha hecho bastante el rídiculo” sentenciaron desde el Palacio del Pardo. El tema ha dado para mucho de sí, hasta un programa de Cuarto Milenio.

http://www.youtube.com/watch?v=RBkkKtFwwa0

O la convencional: Una cosa es poner en práctica una tecnología determinada y otra muy diferente convertirla en rentable y competitiva. Al igual que hoy, la tecnología de hidrógeno era costosa en lo económico y en lo energético. Se precisa de una cantidad ingente de energía para romper la molécula del agua, y eso, en dinero contante, es una inversión, casi seguro, ruinosa. Además, muchos cronistas de la época apuntan a que Estévez Varela utilizaba boro que, reaccionando con el agua, generaba el hidrógeno que alimentaba el motor. El boro es un elemento muy costoso en la producción y que para su reciclado necesita de un aporte extra de energía.

Sea como fuere, conspiración franquista o mera cuestión económica, el invento de Estévez Varela, además de romper con la mediocridad de un país secuestrado por el fascismo, sirvió como un primer paso en el arduo camino de la investigación con hidrógeno.

Vía: Hoy, Alpoma

8 COMENTARIOS

  1. Qué noticia más poco seria. El boro es abundante, la cantidad que hace falta para producir gas de brown es poco y barata. Así funcionaba la moto y el simca 1000 de este Señor, en su viaje de Valencia a Madrid, como pudimos ver todos los que veíamos la TVE1 por aquel entonces.

    Hoy en día se comercializan infinidad de inventos que generan gas de brown, el método pantone es uno de los más extendidos. Si fuera tan caro como dice este artículo o hiciera falta tal barbaridad de energía para producir hidrógeno, no se comercializarían estos inventos, o la gente no se las apañaría para fabricarlos en sus casas. Más o menos por cada Kw/h que se emplea en generar el gas de brown se obtiene a ojo unos 4 Kw/h de energía. Si la energía se consigue de la misma batería del coche, moto, tractor o cortacesped, alimentado por el propio generador del motor, no hay gasto “excesivo”.

  2. Lo que no me explico con lo caro que está el petroleo y lo lo que contamina por que a unas mentes tan prodigiosas como la de don arturo lo quitaran del medio sin mas comentarios por ningun medio de información de ningun pais. Atentamente un saludo

  3. Sin duda alguna que este señor tuvo una idea genial que puso en práctica y demostró su funcionamiento. (Demostrado en varias ocasiones)
    Por intereses políticos y económicos de los poderosos mundiales, terminaron por acallar la idea. Pero a buen seguro que los distintos ingenieros y científicos de industrias y compañias como la NASA, General Motors, Shell etc. continuaron investigando en ese terreno avanzándolo en secreto, ya que desperdiciar una posibilidad así de innovadora, sería de ineptos.
    ¿No dicen que llegaron a pisar la luna? ¿No mandan satélites a recabar información a Marte y Saturno? Eso si que es complejo y dificil de cojones. (Perdonen la expresión)
    Si hubieran apoyado este funcional invento abiertamente con buenos fines. Hoy despues de 40 años estaría tan avanzado que todos los vehículos y maquinarias industriales, funcionarian con agua.
    Seguramente y ojalá. Todo llegará. (Mis felicitaciones al genial Arturo Estévez Varela.)
    Mil saludos a tod@s.

  4. Al margen de si este invento esta o no al alcance de la ciencia, queda algo por aclarar para los que sin ser españoles, compartimos la preocupacion por el alza constante de la gasolina:
    -Que fue del Ingeniero Estevez?
    -Vive todavia? Y si no, hace cuantos años paso a mejor vida?
    En nombre de millares de lectores, gracias por la informacion. (f) Sergio Aranda. Desde Nicaragua, uno de los paises mas sub-desarrollados del mundo. Pero todavia con gente de criterio. Gracias.

  5. El problema es que va en contra de las leyes de la física, y por eso no salen este tipo de inventos. Si no estuviera esa ley seguro que habrían mil y una cosa que nos daría energía ilimitada.

Deja una respuesta