Ya sabemos que los coches nuevos están obligados a tener sensor de presión de neumáticos. Estos sistemas de detección de presión de inflado de los neumáticos pueden incluso indicar la presión de cada uno de los neumáticos. Pero Continental ha querido ir más allá y en sus nuevas investigaciones quieren tener en cuenta la carga soportada por el vehículo.

Como el peso del coche nunca es constante, sobre todo en vehículos comerciales o dedicados al transporte. Muchs veces no tenemos en cuenta ese peso añadido, así que los valores de presión puedan salirse de las recomendaciones del fabricante, con lo que puede aumentar el consumo y empeorar la seguridad. Esta nueva propuesta de Continental permitirá conocer exactamente el peso del vehículo y cuál será el mejor inflado en función de la carga.

Como tener una báscula en la entrada del garaje no parecía muy práctico, los conductores, básicamente, tiene que adivinar si exceden el peso de carga máxima del vehículo. La mayoría no tiene otro modo de saberlo más que ver si las ruedas están raspando los arcos. Continental quiere ofrecer un enfoque más preciso, mediante el desarrollo de neumáticos capaces de detectar el peso de un vehículo.

El sistema de Continental ContiPressureCheck actual ya supervisa la presión de los neumáticos y su temperatura, utilizando sensores pegados a la superficie interior de la banda de rodadura del neumático. El reto es ampliar las capacidades de estos sensores de presión de neumáticos para incluir la detección del peso del vehículo en el que se encuentren instalados.

El sistema se basa en sensores que pueden detectar con precisión el tamaño de la zona de contacto del neumático con la carretera (cuanto más grande es la superficie de contacto, mayor será el vehículo). Al registrar las características de rodadura del neumático en la carretera con cada revolución, y teniendo en cuenta la presión de los neumáticos y los datos existentes, Continental dice que el sistema será capaz de determinar el peso de los vehículos tras conducir unos pocos cientos de metros.

Estos datos se transmiten de forma inalámbrica al controlador, informando si han superado la capacidad de carga recomendada para el vehículo, o si la presión de los neumáticos debe ajustarse para mejorar la seguridad y la eficiencia del combustible. Continental dice que el sistema permitirá también a mejoras en los sistemas de asistencia a la conducción, que podrán hacer cálculos basados en el peso real del vehículo en cada momento.

Llevar la presión correcta en los neumáticos es un aspecto fundamental, ya que aseguras el punto óptimo de contacto entre la banda de rodadura y la carretera, que proporcionará el agarre óptimo. Por esa razón Continental también desarrolla una aplicación para smartphone que permitirá conectarse al sistema de detección de presión de inflado. Cuando se detecte una anomalía, la aplicación guiará para cómo solucionarlo.

Fuente: Continental

1 COMENTARIO

  1. Un poco chorra, no? seguro que con un buen bache casca ;P

    Con el clásico que era buscar gasolinera con infla ruedas que no tenga el medidor fastidiado…

Deja una respuesta