Logo de Noticias Coches
radar
Pablo Maza

El radar de tráfico que no deja escapar una

Escaparse de los radares será mucho más complicado en un futuro próximo, o al menos en eso horizonte está trabajando un grupo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Madrid. Su tarea consiste en el desarrollo de un prototipo de radar de tráfico mucho más eficaz que los conocidos hasta ahora, y que permite registrar la velocidad de crucero de todos los vehículos que circulan simultáneamente por una carretera.

Este nuevo radar ha sido ideado por ingenieros del Grupo de Microondas y radar de ETSI de Telecomunicación de la UPM, y entre sus grandes virtudes, es capaz de grabar el carril y la matrícula de los automóviles, independientemente de la zona de la calzada por la que circulen o la densidad del tráfico. Para los investigadores de la UPM, “los radares actuales presentan limitaciones para el control de la velocidad en carreteras con varios carriles en el mismo sentido de circulación. Si se utiliza un único radar para este tipo de carreteras, éste debe estar dedicado a un único carril, puesto que de coincidir dos vehículos dentro de la cobertura del radar se podrían obtener resultados erróneos”. Como ejemplo, un botón. Si dos automóviles aparecen en la misma fotografía, los sistemas actuales no pueden reconocer cual de los dos era el que circulaba superando los límites de velocidad establecidos. Este es precisamente uno de los argumentos más utilizados por los infractores a la hora de librarse de una multa, una tarea en la que normalmente resultan vencedores.

Para intentar revertir esta situación, la respuesta pasa por, o bien instalar un radar en un solo carril, normalmente el izquierdo, o bien ubicar uno en cada carril. Para el equipo de expertos formado por David Felguera Martín, José Tomás González Partida, Pablo Almorox González y Mateo Burgos García, “la primera alternativa no es suficiente ya que nadie garantiza que el infractor circule por ese carril, sobre todo si la carretera está poco transitada. La segunda es muy poco práctica, ya que multiplica el coste del sistema por el número de carriles de la vía”.

Con los nuevos radares, que aún no tienen fecha de llegada a las carreteras, se puede medir de forma precisa la velocidad de todos los vehículos que circulen al mismo tiempo por una carretera, sin importar la congestión del tráfico. “De esta forma se consiguen dos avances importantes. En primer lugar una mejora económica, ya que con un único sistema se pueden cubrir todos los carriles de la vía y, en segundo lugar, una mejora de prestaciones, ya que el sistema es capaz de eliminar situaciones ambiguas en las que no está claro quién es el infractor”, afirma el equipo de investigadores.

Vía: La Razón

  • radares