El Gobierno se ha propuesta acabar de un plumazo con el déficit de tarifa a costa, como siempre, del bolsillo de los consumidores. El ejecutivo del Partido Popular ha aprobado el denominado céntimo verde a los carburantes, que gravará el gasóleo con 5,3 céntimos de euro por litro y 4,6 céntimos para las gasolinas

Con esta medida la administración pretende que para 2013 se haya logrado el objetivo de acabar con el déficit de tarifa, además de que no se vuelva a incurrir en el mismo en los años venideros. En la propuesta, si bien no se refleja una tasa para la bombona de butano, sí que se extiende para el gas natural, que será gravado con 3,6 céntimos por kilovatio/hora a través de la tarifa eléctrica, lo que supondrá un incremento del recibo. Para calcular estos tributos la referencia ha sido fijar la tonelada de CO2 en 20 euros, tal y como pide Bruselas.

En esta tarea están trabajando conjuntamente el Ministerio de Hacienda, el Ministro de industria y la Oficina Económica de Moncloa, aunque el Gobierno se muestra preocupado por cómo afectara esta medida al consumo de hidrocarburos, que ha caído hasta un 18% en los últimos cuatro años. Pese a todo, el Ejecutivo quiere mostrar su compromiso medioambiental con la reducción del CO2, y si las empresas, a partir de 2013, tendrán que pagar por sus derechos de emisión, el Gobierno quiere que los sectores difusos, como el transporte, también sean penalizados.

La producción eléctrica también se verá afectada con un nuevo impuesto que tiene como objetivo prioritario armonizar la disparidad de tasas regionales. Con todo ello, las diferentes tasas impositivas a los carburantes establecida desde 2008, representan 10, 3 céntimos por litro en la gasolina (un incremento del 18 por ciento) y de 9,2 céntimos por litro en el gasóleo (un alza del 20 por ciento).

Vía: ElEconomista

1 COMENTARIO

Deja una respuesta