El Grupo Volkswagen – y por consiguiente todas la marcas que lo forman – va a estrenar en breve una nueva generación de motores gasolina que podría terminar definitivamente con el reinado de los propulsores diésel. El objetivo del fabricante alemán es encontrar un equilibrio entre consumo y rendimiento que otorgue a sus motores un extra de eficiencia respecto a sus equivalentes de gasóleo. Para ello, el grupo bávaro ha diseñado un nuevo tipo de motor de ciclo B, un nuevo diseño que promete revolucionar el modo en que se fabrica este elemento mecánico.

El primer modelo en recibir esta nueva motorización será el Volkswagen Tiguan que hará uso de un nuevo bloque 2.0 TSI que desarrolla 184 CV de potencia. Pero, ¿qué es el ciclo B? Se trata de un principio de funcionamiento similar al famoso Ciclo Miller (uno de los más utilizados por la marca alemana en sus coches) pero que dota al motor de una mayor eficiencia a nivel energético.

Los motores de ciclo B son unidades sobrealimentadas que obtienen una compresión más rápida y efectiva respecto a los de ciclo Miller. Según Volkswagen, estos propulsores obtienen una mezcla de aire y combustible mucho más efectiva, lo que redunda en un periodo de combustión efectiva mucho más largo; esto permite que el aprovechamiento energético – gasolina – sea mayor.

¿Cuál es la mejora real que obtienen los nuevos motores de Volkswagen? El nuevo motor 2.0 TSI consigue un consumo reducido en un 8 %, no obstante, la potencia de la anterior versión (190 CV) es 6 CV mayor y su par motor (320 Nm) supera a la nueva motorización en 20 Nm. Pero esto sólo son números, tendremos que esperar a que salgan al mercado los nuevos propulsores de Volkswagen para ver cómo funcionan en condiciones de conducción real.

Fuente – Diariomotor

1 COMENTARIO

  1. Esto será nuevo para Volkswagen, porque lleva años Ford con los motores de gasolina sobre alimentados, vamos con turbo, para que nos entendamos todos. Últimamente muchas marcas incoporan ya motores de gasolina con turbo. Parece que hayamos inventado la dinamita.

Deja una respuesta