Los inicios de Vauxhall se remontan al año 1857, época en que la firma se dedicaba a la fabricación de motores y bombas para el trasporte marítimo. Unos años más tarde, en 1903, dio un giro a su producción colocando en el mercado el primer automóvil dotado con un motor de cilindrada modesta y chásis compuesto de acero sobre estructura de madera.

A partir de este año, la carrera de Vauxhall Motors es imparable: en 1908 creó el modelo A, un pequeño prototipo similar al Rolls Royce, que sentó las bases de los modelo deportivos venideros; en 1910 el Prince Henry, otro modelo deportivo, se convirtió en uno de los más famosos de Vauxhall por su característico radiador; en 1922, el TT Vauxhall con un motor diseñado por el legendario H.R.Ricardo y cuatro válvulas por cilindro, destacó por su participación en numerosas carreras; el tipo E 30-98 producido en 1923, fue calificado como el más rápido de Gran Bretaña, además de destacar por su evocadora estética nautica.

Dos años después, en 1925, Vauxhall fue adquirida por General Motors y produjo el primer vehículo bajo el emblema de GM: el modelo 21HP. Posteriormente, en la década de los 30, el Vauxhall Ten-Four marcó el inicio de los modelos construidos unitariamente, suspensión independiente y frenos hidráulicos.

Durante el período de cinco años que duró de la Segunda Guerra Mundial, la firma centró su actividad en la producción de tanques. Así, el Mark III se convertiría en el único tanque británico capaz de soportar el ataque del tanque alemán Tiger.

En 1948, los Velox 6 cilindros y Wyvern 4 cilindros ocuparon el mercado de la post-guerra, y en 1957 el PA Cresta, un modelo más bajo y alargado que su predecesor, se presentaría con una amplia gama de colores, incluyendo rosas y verdes.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta