La industria del automóvil pasa por momentos de incertidumbre. No está muy claro el camino que se tomará en el futuro y estamos asistiendo a constantes recortes que solo contribuyen a agrandar el problema. La producción a nivel mundial lleva disminuyendo los dos últimos años y se espera que 2020 sea el tercero consecutivo con un total de 89 millones de vehículos (un 2,6 % menos). La situación es tal, que Bosch cree que la industria alcanzó su pico máximo y que no se volverá a los niveles pasados.

Lo anunciaron durante su presentación de resultados que, lógicamente, fueron peor de lo esperado. La empresa especializada en componentes para automóviles cayó un 44 % y ya anuncia recortes en la plantilla y una revisión en su negocio para hacer frente a esa devastadora cifra. Sus estimaciones dicen que la producción de coches seguirá a la baja al menos hasta 2025 y que el mercado también caerá debido a la disminución de la demanda en mercados importantes como el chino, el europeo o el estadounidense.

Se está experimentando un importante cambio de paradigma con la llegada del coche eléctrico, algo que podría generar oportunidades a largo plazo pero que está afectando a los empleos a corto plazo. Estos sistemas de propulsión son menos complejos y requieren menos mano de obra durante su producción. Si antes se necesitaban de media unas diez personas para hacer un sistema de inyección de un motor diésel o tres para uno de gasolina, ahora con apenas un empleado se puede hacer un motor eléctrico.

En Bosch, por poner el ejemplo, la reducción de plantilla ya fue considerable el año pasado, con 6.800 empleados menos (2.000 solo en Alemania, 3.600 en el continente asiático). Pero este hecho se seguirá dando en 2020 y para hacerlo están ofrecido jornadas reducidas, renuncias voluntarias y paquetes de indemnización. Mientras tanto, siguen trabajando para superar los 1.000 millones de euros en ventas de componentes de coches eléctricos, su objetivo principal, para el que han reservado 500 millones de euros para inversiones.

Fuente: Reuters

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta