El Intermeccanica Murena fue el resultado de una breve incursión en el mundo de la fabricación de automóviles por dos estadounidenses, M. Charles Schwendler y Jospeh Vos. Los dos hombres planearon construir el familiar más rápido y lujoso que el mundo había visto con un diseño que nadie olvidaría. Este coche sí que podría definirse como shooting brake, mezclando las formas de un coupé con las de un familiar.

Si esta es la primera vez que oyes hablar del Intermeccanica Murena 429 GT, no te culparemos, ya que la mayoría de las personas probablemente tampoco. En el momento de su presentación en el Salón del Automóvil de Nueva York de 1969, se promocionó como “el familiar más rápido del mundo, de acuerdo con la información de Supercars. Tomó prestada tecnología estructural y mecánica estadounidense envuelta en una llamativa carrocería gestada en Turín, Italia.

Con capacidad para acoger a cuatro personas cómodamente, el Murena pesaba 1.710 kilos. Aunque parezcan muchos, ya eran algo más de 450 kg menos que el Ford Thunderbird del que tomaba su base. Al igual que en el coupé del óvalo azul, bajo el capó de este shooting brake se escondía un motor V8 de 7 litros con 360 CV y 650 Nm con una transmisión automática de tres velocidades. En 1970, Road & Track consiguió hacer un 0 a 100 km/h en menos de 8 segundos.

Por tanto, tuvieron éxito en los tres puntos mencionados al comienzo. Sin embargo, el estilo inolvidable no fue tan bien recibido cuando se mostró al gran público, y mucho menos un precio de que duplicaba el del –por entonces– nuevo Porsche 911: 14.995 dólares, el equivalente actual a unos 97.500 euros. Para cuando la compañía cerró en 1970, solo se habían vendido 10 (u 11, dependiendo de la fuente) a pesar de que la empresa informó de la existencia de 35 pedidos.

Dentro, los ocupantes tienen excelentes vistas desde las ventanas panorámicas y una consola central que se extiende entre los dos conjuntos de asientos forrados en cuero con ceniceros y una pequeña guantera entre medias. Hay un techo solar que ayuda a incrementar la luminosidad a bordo, y a pesar de la insonorización, el ronroneo de su motor V8 estadounidense de gran cilindrada es un acompañamiento siempre presente en el equipo de música.

El ejemplar que ves aquí es el número de chasis #69001414, es el primero que se construyó y se terminó originalmente en Salchi Verde Gemma con una tapicería de cuero negro con moqueta verde. El interior ha visto algunas actualizaciones a lo largo de los años, con nuevos diales, asientos y otras cubiertas, así como un volante Momo. Si estás interesado en él, RM Sotheby’s lo oferta en su subasta de Palm Beach, California, a finales de marzo.

Fuente: RM Sotheby’s
Galería de fotos:

Ver galeria (16 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta